• Virtudes del Corán


Sura Los creyentes (Al-Mú’minun)
Jeque / Mahmoud AlHosary

  • En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo
    Habrán triunfado los creyentes (1).
    Aquéllos que en su salat están presentes y se humillan (2).
    Los que de la frivolidad se apartan (3).
    Los que hacen efectivo el zakat (4).
    Y preservan sus partes privadas, (5).
    excepto con sus esposas o las que poseen sus diestras, en cuyo caso no son censurables (6).
    Pero quien busque algo más allá de eso... Esos son los transgresores (7).
    Y aquéllos que con lo que se les confía y de sus compromisos son cumplidores (8).
    Y los que cumplen sus oraciones (9).
    Ellos son los herederos, (10).
    que heredarán el Firdaus, donde serán inmortales (11).
    En verdad creamos al hombre de,.-una esencia extraída del barro (12).
    Luego hicimos que fuera una gota de esperma dentro de un receptáculo seguro (13).
    Luego transformamos la gota de esperma creando un coágulo de sangre y el coágulo de sangre creando un trozo de carne, y el trozo de carne en huesos que revestimos de carne haciendo de ello otra criatura. Bendito sea Allah, el mejor de los creadores (14).
    Y luego, después de eso, tendréis que morir (15).
    Después, el Día del Levantamiento, seréis devueltos a la vida (16).
    Y hemos creado por encima de vosotros siete vías. No estamos descuidados de la Creación (17).
    Hacemos que caiga agua del cielo en una determinada cantidad y la asentamos en la tierra, pero es cierto que tenemos poder como para llevárnosla (18).
    Y por medio de ella originamos para vosotros jardines de palmeras y vides de los que obtenéis muchos frutos y de los que coméis (19).
    Y un árbol que crece en el monte Sinaí que produce grasa y aderezo para disfrute de los que lo comen (20).
    Y por cierto que en los animales de rebaño tenéis una lección: Os darnos de beber de lo que hay en sus vientres y de ellos obtenéis muchos beneficios. De ellos coméis (21).
    Y ellos y las naves os sirven de transporte (22).
    Enviamos a Nuh a su gente y dijo: Gente mía, adorad a Allah; no tenéis otro dios que El. ¿No váis a temerle? (23).
    Y dijeron los magnates, que eran los que de su pueblo se habían negado a creer: No es más que un hombre como vosotros que busca la supremacía entre vosotros, si Allah hubiera querido habría hecho bajar ángeles. No habíamos oído nada de esto a nuestros primeros padres (24).
    No es más que un hombre poseso, dadle .un tiempo de espera (25).
    Dijo: ¡Señor mío, ayúdame ya que me tratan de mentiroso!(26).
    Entonces le inspiramos: Construye una nave bajo Nuestra mirada e inspiración. Cuando Nuestra orden llegue y el horno se inunde, embarca en ella a dos ejemplares de cada especie y a tu gente, con la excepción de aquel contra el que se haya decretado una palabra previa. Y no Me hables en favor de los injustos pues en verdad han de perecer ahogados (27).
    Cuando tú y quienes están contigo hayáis subido en la nave, die’ Las alabanzas a Allah que nos ha salvado de la gente injusta (28).
    Y di: ¡Señor mío! Haz que arribe a un lugar bendito. Tú eres el mejor en hacer llegar a buen término (29).
    Es cierto que en eso hay signos. No hicirrios sino ponerlos a prueba (30).
    Luego, una vez pasaron, originamos otra generación (31).
    Y les enviamos un mensajero que era uno de ellos: Adorad a Allah, no tenéis otro dios que El. ¿No vais a temerle? (32).
    Dijeron los magnates, que eran los que de su gente no creían y negaban la veracidad del encuentro de la Ultima Vida y a quienes habíamos dado una vida regalada en este mundo: ¿Quien es éste sino un humano como vosotros que come de lo que coméis y bebe de lo que bebéis? (33).
    Si obedecéis a un hombre que es como vosotros, estáis perdidos (34).
    Os asegura que cuando estéis muertos y seáis tierra y huesos se os hará salir (de las tumbas).
    (35).
    Qué lejos, qué remoto es lo que os asegura (36).
    Sólo existe esta vida nuestra de aquí, vivimos y morimos y no seremos devueltos a la vida (37).
    No es mas que un hombre que ha inventado una mentira sobre Allah, nosotros no le creemos (38).
    Dijo: ¡Señor mío! Auxíliame ya que me tratan de mentiroso (39).
    Dijo: Pronto os arrepentiréis (40).
    El grito de la verdad los agarró y los dejamos convertidos en despojos i Fuera con la gente injusta! (41).
    Después, una vez pasaron, originamos otras generaciones (42).
    Ninguna comunidad puede adelantar o atrasar su plazo (43).
    Luego fuimos enviando sucesivamente a Nuestros mensajeros. Cada vez que uno de los mensajeros llegaba a una comunidad era tachado de mentiroso. Fueron pasando unas tras otras y las convertimos en casos ejemplares. !Fuera con una gente que no cree! (44).
    Después enviamos a Musa y a su hermano Harún con Nuestros signos y un poder visible; (45).
    a Fir`aún y su corte, pero ellos se llenaron de soberbia y fueron altivos (46).
    Dijeron: ¿Cómo vamos a creer en dos seres humanos como nosotros cuyo pueblo es esclavo nuestro? (47).
    Negaron la verdad que decían y fueron destruidos (48).
    Y le dimos el libro a Musa para que pudieran guiarse (49).
    E hicimos del hijo de Maryam de su madre un signo. A ambos les dimos cobijo en una colina fértil couÍ agua corriente (50).
    Mensajeros, comed de las cosas buenas y obrad con rectitud que Yo sé lo que hacéis (51).
    Y realmente vuestra comunidad es una única comunidad y Yo soy vuestro Señor, por lo tanto tened temor de Mí (52).
    Pero fragmentaron lo que tenían, en escrituras. Y cada facción quedó contenta con lo suyo (53).
    Déjalos en su confusión hasta un tiempo (54).
    ¿Acaso creen que esas riquezas e hijos que con tanta largueza les concedemos... (55).
    son porque Somos solícitos con ellos en darles bienes? Por el contrario no se dan cuenta (56).
    En verdad los que están estremecidos por temor de su Señor (57).
    , ésos que creen en los signos de su Señor, (58).
    y que no asocian a otros con su Señor; (59).
    los que dan de lo que se les da y sienten temor en su corazón porque saben que han de retornar a su Señor (60).
    Esos son los que se apresuran en hacer el bien y son los primeros en ello (61).
    No obligamos a nadie sino en la medida de su capacidad. Junto a Nos hay un Libro que dice la verdad y ellos no sufrirán ninguna injusticia (62).
    Pero sus . corazones están cerrados a él y han de llevar a cabo otras acciones distintas (63).
    Hasta que sorprendamos con el castigo a los que de ellos han caído en la vida fácil, entonces pedirán Socorro (64).
    No pidáis socorro hoy porque no recibiréis auxilio de Nosotros (65).
    Ya se os recitaron Mis signos pero os volvisteis sobre vuestros talons (66).
    Llenos de soberbia por ello, hablando groseramente en reuniones nocturnas (67).
    ¿Acaso no han meditado la Palabra? ¿O es que les ha llegado algo que no les llegara ya a sus primeros padres? (68).
    ¿O es que no reconocen a su mensajero y por ello lo niegan? (69).
    ¿O es que dicen: Está poseído? Por el contrario les ha llegado la verdad pero a la mayoría de ellos la verdad les repugna (70).
    Si la verdad siguiera sus . deseos, los cielos y la tierra y lo que hay en ellos se corromperían. Por el contrario les hemos traído su Recuerdo, pero ellos se apartan de lo que les hace recorder (71).
    ¿O es que, les pides un tributo? El tributo de tu Señor es mejor. El es Quien mejor prove (72).
    Y verdaderamente tú los llamas, a un camino recto (73).
    Pero los que no creen en la Otra Vida están desviados del camino (74).
    Y aunque tuviéramos misericordia con ellos y los libráramos del mal que les aflige, persistirían en andar errantes fuera de los límites (75).
    Ya les habíamos afligido con el castigo y no se humillaron ni suplicaron ante su Señor (76).
    Pero llegará un momento en que les abramos una puerta tras la que haya un castigo intenso y queden en él sin esperanza (77).
    El es Quien ha creado para vosotros el oído, la vista y el corazón. Poco es lo que agradecéis (78).
    Y El es Quien os ha repartido por la tierra y hacia El iréis a reuniros (79).
    El es Quien os da la vida y os da la muerte y Suya es la alternancia de la noche y el día. ¿No váis a entender? (80).
    Sin embargo hablan como hablaban los primitivos (81).
    Decían: ¿Acaso cuando hayamos muerto y seamos tierra y huesos se nos devolverá a la vida? (82).
    Ya se nos amenazó con esto a nosotros y a nuestros padres antes, pero no son mas que patrañas de los antiguos (83).
    Di: ¿De quién son la tierra y los que hay en ella si es que sabéis? (84).
    Dirán: De Allah. Di: ¿Es que no vais a recapacitar? (85).
    Di: ¿Quién es el Señor de los siete cielos y del Trono Inmenso? (86).
    Dirán: Son de Allah. Di: ¿No Le temeréis? (87).
    Di: ¿Quién tiene en Sus manos el dominio de todas las cosas y ampara pero no es amparado, si sabéis? (88).
    Dirán: Allah. Di: ¿Por qué entonces estáis hechizados? (89).
    Pero aunque les hemos traído la verdad ellos mienten (90).
    Allah no ha tomado hijo alguno ni hay con El ningún dios. Porque si así fuera cada dios se llevaría lo que hubiera creado y se dominarían unos a otros. ¡Ensalzado sea Allah por encima de lo que Le puedan atribuir! (91).
    El conoce el No-visto y lo Aparente, sea ensalzado por encima de lo que Le asocian (92).
    Di: ¡Señor mío! Si me muestras lo que les has prometido (93).
    no me pongas con la gente injusta (94).
    Verdaderamente tenemos poder para mostrarte lo que les hemos prometido (95).
    Responde a la maldad de la mejor manera. Nosotros sabemos mejor lo que atribuyen (96).
    Y di: Señor, en Ti me refugio de los susurros de los demonios (97).
    Y me refugio en Ti de su presencia (98).
    Y cuando le llegue la muerte a uno de ellos, entonces dirá: Señor déjame volver, (99).
    para que pueda actuar con rectitud en lo que descuidé. Pero no, sólo son palabras que dice. Ante ellos habrá un período intermedio hasta que llegue el día en que sean devueltos a la vida (100).
    Entonces se soplará el cuerno. Ese día no habrá entre ellos consanguinidad ni se preguntarán unos a otros (101).
    Aquellos cuyas obras pesen en la balanza... Esos serán los afortunados (102).
    Y aquellos cuyas obras no tengan peso en la balanza... Esos serán los que se habrán perdido a sí mismos y serán inmortales en Yahannam (103).
    El Fuego les abrasará la cara y quedarán desfigurados (104).
    ¿Acaso no se os recitaron Mis signos y vosotros negasteis su verdad? (105).
    Dirán: ¡Señor nuestro! Nuestra propia desgracia pudo más que nosotros y fuimos gente extraviada (106).
    ¡Señor nuestro! Sácanos de él y si reincidimos, entonces seremos injustos (107).
    Dirá: Sed arrojados en él con desprecio y no Me habléis (108).
    Es cierto que había una parte de Mis siervos que decía: ¡Señor nuestro! Creemos, perdónanos y ten misericordia de nosotros; Tú eres el mejor de los misericordiosos (109).
    Los tomásteis a burla hasta el punto de olvidar Mi recuerdo y os reísteis de ellos (110).
    Verdaderamente hoy les hemos recompensado porque fueron pacientes y ellos son los que han tenido éxito (111).
    Dirá: ¿Cuántos años estuvisteis en la tierra? (112).
    Dirán: Estuvimos un día o parte de un día, pregunta a los que pueden contra (113).
    Dirá: Fue poco lo que estuvisteis, si hubiérais sabido (114).
    ¿Acaso pensásteis que os habíamos creado únicamente como diversión y que no habríais de volver a Nosotros? (115).
    ¡Ensalzado sea Allah, el Rey Verdadero, no hay dios sino El, el Señor del noble trono (116).
    Quien invoque a otro dios junto a Allah sin tener pruebas, tendrá que rendir cuentas ante su Señor. Es verdad que los que se niegan a creer no tendrán éxito (117).
    Y di: ¡Señor mío! Perdona y ten misericordia, Tú eres el mejor de los misericordiosos (118).

Comentarios

Trozos escogidos