• Virtudes del Corán


Sura Los ganados (Al-An’ám)
Jeque / Ali Alhuthaify

  • En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo
    Las alabanzas pertenecen a Allah que ha creado los cielos y la tierra y ha hecho las tinieblas y la luz; sin embargo los que se niegan a creer equiparan a otros con su Señor (1).
    El es Quien os creó a partir de barro y luego decretó un plazo, y un plazo más fijado junto a El. Y aún así vosotros dudáis (2).
    El es Allah en los cielos y en la tierra, conoce vuestro secreto y vuestra manifestación y sabe lo que adquirís (3).
    No hay signo de su Señor que les llegue, del que no se aparten (4).
    Y cuando les ha llegado la verdad, la han negado. Ya tendrán noticias de aquello de lo que se burlaban (5).
    ¿Es que no ven cómo hemos destruido generaciones enteras anteriores a ellos, a las que les dimos una posición en la tierra que no os, hemos dado a vosotros? Enviábamos sobre ellos el cielo con abundantes lluvias y hacíamos correr ríos bajo sus pies, pero los destruimos a causa de sus transgresiones e hicimos surgir después de ellos otras generaciones (6).
    Y aunque te hubiéramos hecho descender un escrito en un pergamino que hubieran podido tocar con sus propias manos, los que se niegan a creer habrían dicho: Esto es sólo magia evidente (7).
    Y dicen: ¿Por qué no se le hace descender un ángel? Si bajara un ángel, el asunto quedaría zanjado y no se les daría ningún plazo de espera (8).
    Y si lo hubiéramos hecho ángel, le habríamos dado forma de hombre y entonces les habríamos hecho confundirse como se confunden ahora (9).
    Ya se burlaron de los mensajeros anteriores a ti, pero aquello de lo que se burlaban rodeó a los que se burlaban (10).
    Di: Id por la tierra y mirad cómo acabaron los que negaron la verdad (11).
    Di: ¿De quién es cuanto hay en los cielos y en la tierra? Di: De Allah. Se ha prescrito a Sí mismo la misericordia. El Día del Levantamiento os rediíirá, no hay duda en ello. Los que se hayan perdido a sí mismos... No creían (12).
    A El pertenece lo que habita en la noche y en el día. El es Quien oye y Quien sabe (13).
    Di: ¿Tomaré por aliado a otro que Allah que es el Creador de los cielos y de la tierra? El alimenta, pero no es alimentado. Di: Se me ha ordenado ser el primero en someterme y que no sea de los asociadores (14).
    Di: Temo, si desobedezco a mi Señor, el castigo de un día terrible (15).
    Quien, en ese día, sea apartado de él, (Allah).
    habrá tenido misericordia con él. Y ese es el triunfo evidente (16).
    Si Allah te toca con un mal, nadie excepto El, podrá apartarlo. Y si Allah te toca con un bien... El tiene poder sobre todas las cosas (17).
    El es el Dominante sobre Sus siervos y es el Sabio, el Conocedor de lo más recóndito (18).
    Di: ¿Qué hay más grande como testimonio? Di: Allah, que es Testigo entre vosotros y yo. Me ha sido inspirada esta Recitación para con ella advertiros a vosotros y a quien le alcance. ¿Daréis testimonio de que hay otros; dioses con Allah? Di: Yo no atestiguaré. Di: El es un Dios Unico y yo soy inocente de lo que asociéis (19).
    Aquellos a quienes dimos el Libro, lo conocen como a sus hijos. Los que se han perdido a sí mismos... No creían (20).
    ¿Y quién es más injusto que quien inventa mentiras sobre Allah o niega la verdad de Sus signos? Realmente los injustos no tendrán. éxito (21).
    El Día en que los reunamos a todos y luego digamos a los asociadores: ¿Dónde están los asociados que afirmábais? (22).
    No tendrán más excusa que decir: Por Allah, nuestro Señor, que no éramos asociadores (23).
    Observa cómo mentirán contra sí mismos y los extraviará lo que inventaban (24).
    De ellos hay quien te presta atención, pero hemos puesto velos en sus corazones para que no lo comprendan y hemos ensordecido sus oídos; y aunque vieran toda clase de signos no creerían en ellos. Hasta el punto de que cuando vienen a ti discutiéndote, los que se niegan a creer llegan a decir: Esto no son más que historias de los antiguos (25).
    Reprimen a otros y se alejan de él, pero sólo se destruyen a sí mismos sin darse cuenta (26).
    Si los vieras cuando se detengan ante el Fuego y digan: iAy de nosotros si pudiéramos volver! No negaríamos los signos de nuestro Señor y seríamos creyentes (27).
    Por el contrario se les habrá puesto de manifiesto lo que antes ocultaban y aunque volvieran, harían de nuevo lo que se les dijo que no hicieran. Realmente son mentirosos (28).
    Decían: Sólo existe esta vida que tenemos y no volveremos a vivir (29).
    Y si vieras cuando estén en pie ante su Señor y les diga: ¿Acaso no es esto verdad? Dirán: ¡Sí por nuestro Señor! Dirá: Gustad el castigo, porque os negásteis a creer (30).
    Los que tacharon de mentira el encuentro con Allah habrán perdido y en el momento en que les llegue la hora de improviso, dirán: iAy de nosotros por lo que descuidamos! Y cargarán sus faltas sobre la espalda. ¿No es malo lo que acarrean? (31).
    La vida de este mundo no es mas que juego y distracción, pero la morada de la Otra Vida es mejor para los que se guardan. ¿No van a razonar? (32).
    Ya sabemos que te entristece lo que dicen, pero no es a ti a quien niegan los injustos, son los signos de Allah lo que niegan (33).
    Mensajeros anteriores a ti ya fueron tratados de mentirosos pero ellos tuvieron paciencia con esto y con ser perseguidos como lo fueron, hasta que les dimos Nuestro auxilio. Nadie puede sustituir las palabras de Allah. Es verdad que te han llegado parte de las noticias acerca de los enviados (34).
    Y si te resulta penoso que se aparten así, hasta el punto de que si pudieras buscarías un túnel en la tierra o una escalera para subir al cielo y poder traerles un signo... Si Allah hubiera querido los habría unificado en la guía. No seas de los ignorantes (35).
    Es cierto que sólo responden los que escuchan. Allah devolverá la vida a los muertos, luego a El regresaréis (36).
    Dicen: ¿Es que no ha bajado a él ningún signo prodigioso de su Señor? Di: Allah es Capaz de hacer que baje cualquier signo, pero la mayoría de ellos no sabe (37).
    No hay criatura de la tierra ni ave que con sus alas vuele que no forme comunidades parecidas a las vuestras. No hemos omitido nada en el Libro. Luego serán reunidos para volver a su Señor (38).
    Quienes niegan la verdad de Nuestros signos, están en las tinieblas, sordos y mudos. A quien Allah quiere lo extravía y a quien quiere lo porté en el camino recto (39).
    Di: Decidme: ¿Si os llegara el castigo de Allah u os llegara la Hora, llamaríais a otro que Allah, si sois sinceros? (40).
    Lo llamaríais sólo a El y os libraría, si quisiera, de lo que le pidiérais y olvidaría lo que hubiérais asociado con El (41).
    Es verdad que hemos mandado enviados a comunidades anteriores a ti, a las que sorprendimos con la desgracia y el infortunio para que así pudieran humillarse (42).
    iSi se hubieran humillado cuando les llegó Nuestra furia! Sin embargo sus corazones se endurecieron y el Shaytán hizo que les pareciera hermoso lo que hacían (43).
    Cuando olvidaron lo que se les había recordado, les abrimos las puertas de todas las cosas y ya que estaban contentos con lo que les habíamos dado, los agarramos de improviso y quedaron desesperados (44).
    Así fue exterminado hasta el último de la gente injusta. Y las alabanzas pertenecen a Allah, el Señor de los mundos (45).
    Di: Decidme: ¿Qué pasaría si Allah os quitara el oído y la vista y sellara vuestros corazones? ¿Qué otro dios fuera de Allah os los podría devolver? Observa cómo exponemos con claridad los signos y sin embargo, ellos se alejan (46).
    Di: ¿Y qué os parecería si el castigo de Allah os llegara de repente o lo viérais venir? ¿Acaso se permitiría que perecieran otros que no fueran los injustos? (47).
    No mandamos a los enviados sino como anunciadores de buenas noticias y advertidores. Todo el que crea y sea recto, no tendrá nada que temer ni se entristecerá (48).
    Y quienes nieguen la verdad de Nuestros signos, por haberse salido del camino, serán alcanzados por el castigo (49).
    Di: No os digo que tengo en mi poder los tesoros de Allah ni que conozco lo desconocido, ni os digo que soy un ángel; yo sólo sigo lo que me ha sido inspirado. Di: ¿Acaso son lo mismo el ciego y el que ve? ¿Es que no vais a reflexionar? (50).
    Advierte por medio de él a quienes teman el momento de ser reunidos para volver a Allah. Fuera de El, no habrá quien los defienda ni quien interceda por ellos. Tal vez así se guarden (51).
    Y no eches de tu lado a los que invocan a su Señor mañana y tarde anhelando Su faz; no te incumbe pedirles cuentas de nada ni a ellos les incumbe pedírtelas a ti. Si los echas de tu lado estarás entre los injustos. (52).
    Y así es como probamos a unos con otros para que digan: ¿Son éstos a quienes Allah ha favorecido de entre nosotros? ¿Es que acaso Allah no conoce mejor a los agradecidos? (53).
    Y cuando vengan a ti quienes creen en Nuestros signos, di: Paz con vosotros, vuestro Señor se ha prescrito a Sí mismo la misericordia. El que de vosotros haya hecho un mal por ignorancia y luego, después de ello, se vuelva atrás y rectifique... Es cierto que El es Perdonador y Compasivo (54).
    Así explicamos los signos para que se te muestre claro el camino de los que hacen el mal (55).
    Di: Se me ha prohibido adorar a quienes invocáis fuera de Allah. Di: No seguiré vuestros deseos para así no extraviarme ni convertirme en uno de los que no están guiados (56).
    Di: Yo estoy siguiendo una palabra clara que procede de mi Señor, cuya verdad vosotros negáis. Aquello con lo que me urgís no está en mis manos, el juicio sólo pertenece a Allah, El dictamina la verdad y es el mejor Juez (57).
    Di: Si aquello con lo que urgís, estuviera en mi mano, el asunto quedaría zanjado para nosotros. Pero Allah conoce a los injustos (58).
    El tiene las llaves del No-visto y sólo El lo conoce; y sabe lo que hay en la tierra y en el mar. No cae una sóla hoja sin que El nodo sepa, ni hay semilla en la profundidad de la tierra, ni nada húmedo o seco que no esté en un libro claro (59).
    El es Quien os toma en la noche y sabe lo que habéis adquirido durante el día; luego, en él, os devuelve a la vida para que se cumpla un plazo fijado. Y a El volveréis para que os haga saber lo que hacíais (60).
    El es el Dominante sobre Sus siervos. Y os envía guardianes; y cuando a uno de vosotros le llega la muerte, Nuestros emisarios se lo llevan sin ser negligentes (61).
    Luego sois devueltos a Allah, vuestro verdadero Dueño. ¿Acaso no es Suyo el juicio? El es el más rápido en llevar la cuenta (62).
    Di: ¿Quién os salva de las tinieblas de la tierra y del mar? Lo llamáis con humildad y temor: Sr nos salvas seremos agradecidos (63).
    Di: Allah es Quien os salva, de ellas y de toda aflicción, luego vosótros le atribuís asociados (64).
    Di: El tiene poder para enviaros un castigo desde lo alto o bajo vuestros pies, o confundiros en sectas y hacer que unos probéis la violencia de otros. Observa cómo aclaramos los signos para que puedan comprender (65).
    Tu gente ha negado su autenticidad, sin embargo es la verdad. Di: Yo no soy vuestro guardián (66).
    Cada mensaje profético tiene su momento, pero ya sabréis (67).
    Y cuando veas a los que se burlan de Nuestros signos, apártate de ellos hasta que entren en otra conversación. Y si el Shaytán te hace olvidar, cuando recuerdes de nuevo, deja de permanecer sentado con la gente injusta (68).
    A los que son temerosos, no les incumbe en absoluto las cuentas que ellos tengan que rendir, pero sí llamarles al recuerdo por si tuvieran temor (69).
    Y deja a los que toman su deber de Adoración como juego y distracción y han sido seducidos por la vida del mundo. Haz recordar con él que toda alma será entregada a su perdición por lo que se haya ganado y no habrá para ella, fuera de Allah, nadie que la proteja ni interceda en su favor; y aunque quisiera compensarlo con todo tipo de compensación, no se le aceptaría. Esos son los que serán entregados a su perdición a causa de lo que se ganaron; tendrán una bebida de agua hirviendo y un castigo doloroso por lo que negaron (70).
    Di: ¿Invocaremos fuera de Allah, a lo que no nos beneficia ni perjudica y volveremos sobre nuestros pasos después de que Allah nos ha guiado, siendo como aquel al que se llevan los demonios por los abismos de la tierra y está desorientado? Tiene compañeros que lo llaman a la buena dirección: iVenid a nosotros! Di: La guía de Allah es la Guía, y se nos ha ordenado someternos al Señor de los mundos, (71).
    establecer el salat y temerle. El es Aquel para Quien seréis reunidos (72).
    Y El es Quien ha creado los cielos y la tierra con la verdad, el día en que dice : Sé, es. Su palabra es la Verdad. Suya será la Soberanía el día en que se haga sonar el cuerno. El conoce el No-visto y lo Aparente y es el Sabio, el Conocedor de lo más recóndito (73).
    Cuando Ibrahim dijo a su padre Azar: ¿Tomas a unos ídolos por divinidades? En verdad que te veo a ti y a los tuyos en un claro extravío (74).
    Así fue como mostraníos a Ibrahim el dominio de los cielos y de la tierra para que fuera de los que saben con certeza (75).
    Y cuando cayó sobre él la noche, vio un astro y dijo: Este es mi Señor, pero cuando desapareció, dijo: No amo lo que se desvanece (76).
    Y cuando vio que salía la luna, dijo : Este es mi Señor. Pero al ver que desaparecía, dijo: Si mi Señor no me guía seré de los extraviados (77).
    Y cuando vio el sol naciente, dijo: Este es mi Señor pues es mayor; pero cuando se ocultó, dijo: i Gente mía, soy inocente de lo que asocíais! (78).
    Dirijo mi rostro, como lianif, a Quien ha creado los cielos y la tierra y no soy de los que asocian (79).
    Su gente lo refutó y él dijo: ¿Me discutís sobre Allah cuando El me ha guiado? No temo lo que asociáis con El, excepto lo que mi Señor quiera. Mi Señor abarca con Su conocimiento todas las cosas. ¿Es que no vais a recapacitar? (80).
    ¿Y cómo habría de temer lo que asociáis, cuando vosotros no teméis asociar con Allah aquello con lo que no ha descendido para vosotros ninguna evidencia? ¿Cuál de las dos partes tiene más motivos para estar a salvo, si sabéis? (81).
    Los que creen y no empañan su creencia con ninguna injusticia, ésos tendrán seguridad y serán guiados (82).
    Esta es Nuestra prueba, la que dimos a Ibrahim sobre su gente. A quien queremos, lo elevamos en grados; es cierto que tu Señor es Sabio y Conocedor (83).
    Y le concedimos a Ishaq y a Ya’qub, a los que guiamos, como antes habíamos guiado a Nuh. Y son descendientes suyos: Daud, Sulayman, Ayyub, Yusuf, Musa y Harún. Así es como recompensamos a los que hacen el bien (84).
    Y Zakariyya, Yahya, `Isa e Ilyas, todos de entre los justos (85).
    E Isma`il, Alyasa’a, Yunus y Lut. A todos los favorecimos por encima de los mundos (86).
    Y a algunos de sus padres, descendientes y hermanos, también los escogimos y los guiamos por el camino recto (87).
    Esa es la guía de Allah, con la que El guía a quien quiere de Sus siervos. Si hubieran asociado, todo lo que hicieron habría sido en vano (88).
    A ésos son a los que les dimos el Libro, la Sabiduría y la Profecía; pero si éstos no creen en ello, lo confiaremos a otros que no lo rechazarán (89).
    Esos son a los que Allah h guiado: iDéjate llevar por su guía! Di: No os pido ningún pago por ello, no es sino un recuerdo para los mundos (90).
    No han apreciado a Allah en su verdadera magnitud, al decir: Allah no ha hecho descender nada sobre ningún mortal. Di: ¿Quién hizo descender el libro que trajo Musa, luz y guía para los hombres? Lo ponéis en pergaminos que mostráis, aunque ocultáis mucho de él; y se os ha enseñado lo que no sabíais ni vosotros ni vuestros padres. Di: Allah; luego déjalos que jueguen en su inútil palabrería (91).
    Este es un Libro bendito que hemos hecho descender, confirmando lo que ya teníais y para advertir a la Madre de las Ciudades y a quienes están a su alrededor. Los que creen en la Ultima Vida, creen en él y cumplen con el salat (92).
    ¿Y quién es más injusto que quien inventa una mentira sobre Allah o dice: Yo he recibido la inspiración, cuando no se le ha inspirado nada; y dice: Haré descender algo similar a lo que Allah hace descender? Y si vieras cuando los injustos estén en la agonía de la muerte y los ángeles tiendan la mano: iExpulsad vuestras almas! Hoy se os pagará con el castigo del envilecimiento, por lo que decíais sobre Allah sin ser verdad y porque os llenásteis de soberbia ante Sus signos (93).
    Ciertamente habéis venido a Nosotros, solos, como os creamos la primera vez, y habéis tenido que dejar atrás lo que os habíamos dado. Y no vemos con vosotros a vuestros intercesores, ésos que pretendíais que eran copartícipes (Míos).
    en vuestro favor. Vuestro vínculo se ha roto y os ha extraviado aquello que afirmábais (94).
    Es cierto que Allah hiende la semilla y el núcleo, haciendo salir lo vivo de lo muerto y lo muerto de lo vivo. Ese es Allah. ¿Cómo podéis apartaros? (95).
    El hace romper el día, y ha hecho de la noche reposo, y del sol y de la luna dos cómputos. Ese es el decreto del Irresistible, el Conocedor (96).
    Y El es Quien ha puesto para vosotros las estrellas para que os guiárais por ellas en la oscuridad de la tierra y del mar. Hemos hecho los signos claros para los que saben (97).
    El es Quien os creó a partir de un solo ser, dándoos un asentamiento y un depósito. Hemos hecho claros los signos para los que comprenden (98).
    Y El es Quien hace que caiga agua del cielo; con ella hacemos surgir el germen de todo ,y de ahí hacemos brotar verdor del que sacamos la mies. Y de la palmera, cuando echa sus brotes, hacemos que salgan racimos de dátiles apretados. Y jardines de vides, olivos y granados, semejantes y distintos. Observad sus frutos cuando fructifican y maduran. Es cierto que en eso hay signos para los que creen (99).
    Y han considerado a los genios como asociados de Allah, cuando ha sido El Quien los ha creado. Y Le han atribuido hijos e hijas sin conocimiento. !Glorificado sea y ensalzado sea por encima de todo lo que Le atribuyen! (100).
    Originador de los cielos y de la tierra ¿Cómo habría de tener hijos si no tiene compañera y lo ha creado todo? El es Conocedor de todas las cosas (101).
    Ese es Allah, vuestro Señor. No hay dios sino El, el Creador de todo. Adoradlo pues. El es el Guardián de todas las cosas (102).
    La vista no Le alcanza pero El abarca toda visión; El es el Sutil, el Conocedor de lo más recóndito (103).
    Habéis recibido evidencias de vuestro Señor, así pues, quien quiera ver, lo hará en beneficio propio y quien se ciegue, lo hará en perjuicio de sí mismo. Yo no soy vuestro guardián (104).
    Así es como mostramos los signos; para que digan unos: Lo has leído en alguna parte; y para que a los que saben, les quede claro (105).
    Sigue aquello que, procedente de tu Señor, se te ha inspirado. No hay dios sino El. Y apártate de los asociadores (106).
    Si Allah hubiera querido no habrían asociado. No te hemos hecho su guardián ni eres el encargado de velar por ellos (107).
    Y no insultéis a los que ellos, fuera de Allah, invocan; no sea que ellos insulten a Allah por reacción hostil y sin conocimiento. Así es como hemos hecho que a cada comunidad les parecieran buenas sus acciones, luego habrán de volver a su Señor que les hará saber lo que hacían (108).
    Y juran por Allah con toda la gravedad, que si les llegara un signo, creerían en él. Di: Los signos están junto a Allah. ¿Pero no os dais cuenta de que, aunque os llegaran, no ibais a creer en ellos? (109).
    Mudaremos sus corazones y su visión, de la misma manera que no creyeron en ello la primera vez, y los dejaremos errantes en su extravío (110).
    Y aunque hiciéramos que bajaran a ellos ángeles y que los muertos les hablaran y reuniéramos todas la cosas ante sus ojos, no creerían a menos que Allah quisiera. Sin embargo la mayor parte de ellos son ignorantes (111).
    Y así es como a cada profeta le hemos asignado enemigos: demonios, hombres y genios, que se inspiran unos a otros palabras adornadas , con -weducción. Si Allah quisiera no lo harían; déjalos pues a ellos y lo que inventan (112).
    Para que se inclinen hacia ello los corazones de quienes no creen en la Ultima Vida y se contenten . con ello y obtengan así lo que han de ganar (113).
    ¿Por qué habría de desear otro juez que Allah cuando es El Quien ha hecho descender para vosotros el Libro clarificador? Aquéllos a los que les fue dado el Libro saben que éste ha descendido de tu Señor con la verdad; no seas, pues, de los que dudan (114).
    Las palabras de tu Señor son de una veracidad y justicia completas, no hay nada que pueda hacer cambiar Sus palabras. El es Quien oye y Quien sabe (115).
    Si obedecieras a la mayoría de los que están en la tierra, te extraviarían del camino de Allah; ellos no siguen’ sino suposiciones, tan sólo conjeturan (116).
    Es cierto que tu Señorsabe ~~ mejor quién se extravía de Su camino y sabe mejor quiénes están guiados (117).
    Y comed de aquello sobre lo que se haya mencionado el nombre de Allah, si creéis en Sus signos (118).
    ¿Qué sentido tendría que no comierais de aquello sobre lo que se ha mencionado el nombre de Allah, cuando se os ha explicado claramente qué es lo que, a menos que os veáis forzados, se os prohibe? Es cierto que muchos se extravían debido a sus deseos, sin conocimiento. Tu Señor sabe mejor quiénes son los transgresores (119).
    Abandonad la maldad externa e internamente; pues en verdad que quienes, cometan alguna maldad, serán pagados por lo que hicieron (120).
    Y no comáis de aquello sobre lo que no haya sido mencionado el nombre de Allah pues es una perversión. Ciertamente los demonios inspiran a sus aliados para que os confundan. Si los obedecéis, seréis asociadores (121).
    ¿Acaso quien estaba muerto y lo devolvimos a la vida dándole una luz con la que camina entre la gente, es como quien está en oscuridad y sin salida? Así es como hacemos que a los incrédulos les parezca hermoso lo que hacen (122).
    Y así mismo hemos hecho que en cada ciudad sus malhechores fueran algunos de sus hombres más notables para que maquinaran en ellas. Pero sólo maquinan contra sí mismos sin darse cuenta (123).
    Cuando les viene un signo dicen: No creeremos hasta que no tengamos lo mismo que se les ha dado a los mensajeros de Allah. Allah sabe mejor donde pone Su mensaje. Humillación ante Allah y un durísimo castigo les caerá a los que hicieron el mal, por lo que tramaron (124).
    A quien Allah quiere guiar, le abre el pecho al Islam, pero a quien quiere extraviar, hace que su pecho se haga estrecho y apretado como si estuviera ascendiendo al cielo. Del mismo modo Allah pone lo peor en los que no creen (125).
    Este es el camino de tu Señor, que es recto. Hemos explicado con claridad los signos para los que recapacitan (126).
    De ellos será la Morada de la Paz, junto a su Señor. El será su Protector por lo que hacían (127).
    El día en que los reunamos a todos: ¡Comunidad de genios! Llevásteis a la perdición a muchos hombres. Dirán sus aliados de entre los hombres: ¡Señor nuestro, nos aprovechamos unos de otros y el plazo que nos diste nos ha llegado! El dirá: Vuestro pago es el Fuego donde seréis inmortales, salvo lo que quiera Allah. Es cierto que tu Señor es Sabio y Conocedor (128).
    Así será como habremos hecho que unos injustos gobiernen sobre otros como consecuencia de lo que éstos últimos se hubieren buscado (129).
    ¡Comunidad de hombres y de genios! ¿No os llegaron mensajeros surgidos de vosotros que os hablaban de Mis signos y os advertían del encuentro de este día en el que estáis? Dirán: Sí, damos testimonio de ello en contra de nosotros mismos. La vida del mundo los habrá seducido y atestiguarán en contra de sí mismos que eran incrédulos (130).
    Eso es porque tu Señor no destruirá ninguna ciudad que haya cometido una injusticia hasta que sus habitantes no estén advertidos (131).
    Cada uno tendrá sus grados en la medida de lo que haya hecho. Tu Señor no está descuidado de lo que hacen (132).
    Y tu Señor es el Rico, Dueño de misericordia. Si quiere, os hará desaparecer y hará que después de vosotros, venga lo que El quiera; del mismo modo que os originó a partir de la descendencia de otros (133).
    Realmente lo que se os ha prometido llegará sin que podáis impedirlo (134).
    Di: ¡Gente mía! Obrad en consecuencia con vuestra postura que yo también lo haré. Y ya sabréis quién tuvo un buen final en la Ultima Morada. Es cierto que los injustos no prosperan (135).
    Reservan para Allah, aunque El lo ha creado, una parte de la cosecha del campo y de los animales de rebaño, diciendo según su pretensión: Esto es para Allah y esto es para nuestros dioses asociados a El. Pero lo que está destinado a sus dioses no llega a Allah y lo que es para Allah sí llega a los dioses que Le asocian. ¡Qué malo es lo que juzgan! (136).
    Asimismo hay muchos idólatras a los que los asociados que ellos atribuyen, les hacen que les parezca bueno matar a sus propios hijos, para, así destruirlos y confundirlos en sú práctica de Adoración. Si Allah quisiera no lo harían. iDéjalos pues a ellos y a lo que inventan! (137).
    Y dicen, según sus pretensiones: Este ganado y estas cosechas están vedados y sólo quien queramos será alimentado con ellos. Y hay otros animales de rebaño sobre los que no mencionan el nombre de Allah, siendo una invención contra El. Pero El les pagará por lo que inventaron (138).
    Y dicen: Lo que hay en el vientre de estos animales está reservado a nuestros varones pero está prohibido. para nuestras esposas y sólo si nace muerto les estará permitido compartirlo. El les pagará por la distinción que hacen, pues es cierto que El es Sabio y Conocedor (139).
    Se perderán quienes maten a sus hijos por necedad y sin conocimiento y hagan ilícito lo que Allah les ha dado como provisión, inventando contra Allah. Se habrán extraviado y estarán sin guía (140).
    El es Quien ha producido jardines emparrados y sin emparrar, palmeras y cereales de variado sabor y aceitunas y granados similares y diversos. Comed del fruto que den cuando fructifiquen, y el día de la recolección entregad lo que corresponda por ello’ y no derrochéis. Es cierto que El no ama a los derrochadores (141).
    Y de los animales de rebaño; de los que unos son de carga y otros para dar leche, carne y lana: — Comed de lo que Allah os ha dado como provisión y no sigáis los pasos del Shaytán; porque es un enemigo declarado — (142).
    Ocho categorías: La pareja de ovinos y la de cápridos. Di: ¿Acaso son ilícitos los dos machos o las dos hembras o lo que encierran los úteros de ambas hembras? Decídmelo con conocimiento de causa si sois veraces. — (143).
    Y la pareja de los camélidos y la de los bovinos. Di: ¿Son ilícitos los dos machos o las dos hembras, o lo que encierran los úteros de ambas hembras, o estábais presentes como testigos cuando Allah os encomendó esto? ¿Quién es más injusto que el que inventa una mentira sobre Allah para extraviar a los hombres sin tener conocimiento? Es cierto que Allah no guía a la gente injusta (144).
    Di: No encuentro en lo que se me ha inspirado ninguna prohibición de comer de todo ello para nadie, a menos que se trate de un animal muerto, o de sangre derramada, o carne de cerdo, pues es una impureza; o que sea una perversión, al haber sido sacrificado en nombre de otro que Allah. Pero quien se vea forzado a ello sin deseo ni ánimo de transgredir... Es cierto que Allah es Perdonador y Compasivo (145).
    A los que siguen el judaísmo les hicimos ilícito todo lo que tuviera uñas, así como la grasa del ganado bovino y ovino a excepción de la que tuvieran en el lomo, en las entrañas o mezclada con los huesos. Así es como les pagamos por su rebeldía. Decimos la verdad (146).
    Y si tachan de mentira lo que dices, di: Vuestro Señor posee una gran misericordia, pero Su violencia no será apartada de los que hacen el mal (147).
    Dirán los que asociaron: Si Allah hubiese querido, no habríamos caído en atribuirle asociados ni tampoco nuestros padres, ni habríamos prohibido nada de lo que prohibimos. Del mismo modo negaron la verdad quienes les precedieron hasta que probaron Nuestra violencia. Di: ¿Tenéis acaso algún conocimiénto que nos podáis mostrar? Sólo seguís suposiciones y no hacéis sino conjeturas (148).
    Di: Allah está en posesión de la prueba irrefutable y si quisiera, os guiaría a todos (149).
    Di: Traed aquí a vuestros testigos, ésos que aseguran que Allah prohibió esto; y si dan testimonio, tú no lo des con ellos y no sigas los deseos de los que niegan la verdad de Nuestros signos, no creen en la Ultima Vida y atribuyen semejantes a su Señor (150).
    Di: Venid que os declare lo que vuestro Señor os ha prohibido: Que no asociéis nada con El, que hagáis el bien a vuestros padres y no matéis a vuestros hijos por temor a la miseria. Nosotros os proveemos a vosotros y a ellos, no os acerquéis a las faltas graves ni externa ni internamente y no matéis a quien Allah ha hecho inviolable excepto por derecho. Esto es lo que se os encomienda para que tal vez razonéis (151).
    No os acerquéis a la riqueza del huérfano, si no es con lo que más le beneficie, hasta que no alcance la madurez. Y cumplid la . medida y el peso con equidad. A nadie le obligamos sino en lá medida de su capacidad. Y cuando habléis, sed justos, aunque se trate de un pariente próximo. Y cumplid el compromiso con Allah. / Eso es lo que se os encomienda para que tal vez recordéis (152).
    Este es Mi camino recto iSeguidlo! Y no sigáis los caminos diversos, pues ello os separaría y os apartaría de Su camino. Eso es lo que se os encomienda para que tal vez os guardéis (153).
    Luego dimos a Musa el Libro como culminación para quien hiciera el bien, aclaración de todas las cosas y guía y misericordia. Y para que tal vez así creyeran en el encuentro con su Señor (154).
    Y éste es un Libro que hemos hecho descender y una bendición. Seguidlo y guardaos, para que se os pueda tener misericordia (155).
    Para que no pudiérais decir: El Libro descendió únicamente para dos comunidades que son anteriores a nosotros y no se nos advirtió que debiéramos conocerlo (156).
    0 pudiérais decir: Si se nos hubiera hecho descender el Libro, habríamos tenido mejor guía que ellos. Os ha llegado una prueba evidente de vuestro Señor, así como una guía y una misericordia. ¿Quién puede ser más injusto que aquel que niega la autenticidad de los signos de Allah y se aparta de ellos? A quienes se aparten de Nuestros signos les pagaremos, por su desvío, con el peor castigo (157).
    ¿Qué esperan? ¿Que vengañ a ellos los ángeles, o venga tu Señor, o vengan algunas señales de tu Señor? El día en que lleguen las señales de tu Señor, a ningún alma le servirá de nada creer, si no lo hizo antes o no alcanzó con su creencia ningún bien. Di: iEsperad! Que nosotros también esperamos (158).
    Los que se dividieron en su práctica de . Adoración y se hiceron sectas... Tú no tienes nada que ver con ellos. Su caso se remite a Allah. El les hará saber lo que han hecho (159).
    Quien se presente con buenas acciones tendrá diez como ellas, pero quien se presente con malas acciones, no recibirá más pago que lo que trajo, sin que se le haga injusticia (160).
    Di: Mi Señor me ha. guiado a un camino recto, una práctica de Adoración auténtica, la religión de Ibrahim, hanif, que no era de los que asocian (161).
    Di: En verdad mi oración, el sacrificio que pueda ofrecer, mi vida y mi muerte son para Allah, el Señor de los mundos (162).
    El no tiene copartícipe. Eso es lo que se me ha ordenado. Soy el primero de los musulmanes (163).
    Di: ¿Por qué habría de desear a otro que Allah como Señor, si El es el Señor de todas las cosas? Lo que cada alma adquiera sólo podrá perjudicarle a ella misma y nadie cargará con la carga de otro. Luego habréis de volver a vuestro Señor que os hará ver aquello en lo que teníais diferencias (164).
    Y El es Quien os ha hecho suceder a otros en la tierra y ha elevado a unos por encima de otros en grados para poneros a prueba en lo que os ha dado. Es cierto que tu Señor es Rápido en castigar y es cierto que El es el Perdonador y el Compasivo (165).

Comentarios

Trozos escogidos