• Virtudes del Corán


Sura La vaca (Al-Báqara)
Jeque / Adel Alkalbaany

  • En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo
    Alif, Lam, Mim (1).
    Ese Libro, sin duda, contiene una guía para los temerosos (de su Señor).
    (2).
    Esos que creen en el No-Visto, establecen el salat y de la provisión que les hemos asignado, dan (3).
    Y ésos que creen en (la Revelación).
    que se hizo descender sobre ti y en la que se hizo descender antes de ti; y de la Otra Vida tienen certeza (4).
    Ellos son los que van en una dirección de su Señor y son los que tendrán éxito (5).
    A los que se niegan a creer, es igual que les adviertas o que no les adviertas, no creerán (6).
    Allah les ha sellado el corazón y el oído y en los ojos tienen un velo.Tendrán un inmenso castigo.(7).
    Hay hombres que dicen: Creemos en Allah y en el Ultimo Día, pero no son creyentes (8).
    Pretenden engañar a Allah y a los que creen, pero sólo se engañan a sí mismos sin darse cuenta (9).
    En sus corazones hay una enfermedad que Allah les acrecienta. Tendrán un doloroso castigo por lo que tacharon de mentira (10).
    Cuando se les dice: No corrompáis las cosas en la tierra, responden: Pero si sólo las hacemos mejores (11).
    ¿Acaso no son los corruptores, aunque no se den cuenta? (12).
    Y cuando se les dice: Creed como han creído los hombres. Dicen: ¿Es que vamos a creer como los necios? ¿No son ellos los necios sin saberlo? (13).
    Cuando se encuentran con los que creen, les dicen: Creemos. Pero cuando se quedan a solas con sus demonios, les dicen: La verdad es que estamos con vosotros y sólo queremos burlarnos (14).
    Allah se burlará de ellos y los dejará vagar errantes fuera de los límites (15).
    Esos son los que han cambiado la guía por el extravío; su negocio no ha prosperado y no están guiados (16).
    Se parecen a quienes encienden un fuego y cuando alumbra en torno a ellos, Allah se lleva la luz y los deja a oscuras, sin ver (17).
    Sordos, mudos y ciegos, no podrán volver (de su extravío).
    (18).
    O como el que está en medio de una tormenta donde hay tinieblas, truenos y relámpagos. El estampido del rayo al caer, les hace taparse los oídos por temor a la muerte. Pero Allah tiene rodeados a los incrédulos (19).
    A punto está el relámpago de quitarles la vista. Cada vez que les alumbra andan, pero cuando se hace oscuro, se detienen. Si Allah quisiera les quitaría el oído y la vista. Es verdad que Allah tiene poder sobre todas las cosas (20).
    ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor que os ha creado a vosotros y a los que os precedieron. Tal vez así os guardéis (21).
    El ha hecho para vosotros de la tierra un lecho y del cielo un techo, y hace caer agua del cielo y que gracias a ella broten frutos, que son para vosotros provisión. Así pues, no atribuyáis iguales a Allah una vez que sabéis (22).
    Y si tenéis alguna duda sobre lo que hemos revelado a Nuestro siervo, venid vosotros con una suya igual; y si decís la verdad, llamad a esos testigos que tenéis en vez de Allah (23).
    Mas si no lo hacéis, que no lo haréis, temed al Fuego cuyo combustible son los hombres y las piedras, preparado para los incrédulos (24).
    Y dales la buena noticia a los que creen y practican las acciones de bien, de que tendrán jardines por cuyo suelo corren los ríos. Cada vez que se les provea con frutos de estos jardines para que se alimenten, dirán: Es lo mismo que antes se nos daba. Sin embargo lo que se les dé, sólo será parecido. Allí tendrán esposas puras y serán inmortales (25).
    Allah no se avergüenza de utilizar un ejemplo cualquiera, ya sea un mosquito o algo de más importancia. Los que creen, reconocerán la verdad procedente de su Señor, pero los que se niegan a creer, dirán: Qué pretende Allah con este ejemplo? Extraviar con él a muchos y guiar a muchos. Pero sólo los que se apartan de la obediencia se extraviarán (26).
    Esos que rompen el pacto con Allah después de haberse comprometido. Separan lo que Allah, mandó mantener unido y corrompen en la tierra. Esos son los perdidos (27).
    ¿Cómo es que no creéis en Allah si estábais muertos y os dió la vida, luego os hará morir y de nuevo os dará la vida y volveréis a El? (28).
    El es Quien creó para vosotros todo cuanto hay en la tierra. Luego, dirigió Su voluntad al cielo y conformó siete cielos en perfecto equilibrio. El conoce todas las cosas (29).
    Y cuando tu Señor dijo a los ángeles: Voy a poner en la tierra a un representante Mío. Dijeron: ¿Vas a poner en ella a quien extienda la corrupción y derrame sangre mientras que nosotros Te glorificamos con la alabanza que Te es debida y declaramos Tu absoluta pureza? Dijo: Yo sé lo que vosotros no sabéis (30).
    Y enseñó a Adam todos los nombres (de los seres creados).
    ; luego mostró éstos a los ángeles diciéndoles: ¡Decidme sus nombres si sois veraces! (31).
    Dijeron: ¡Gloria a Ti! No tenemos más conocimiento que el que Tú nos has enseñado. Tú eres, en verdad, el Conocedor perfecto, el Sabio (32).
    Dijo: ¡Adam! Díles sus nombres. Y cuando lo hubo hecho, dijo: ¿No os dije que conocía lo desconocido de los cielos y de la tierra, así como lo que mostráis y lo que ocultáis? (33).
    Y cuando dijimos a los ángeles: ¡Postraos ante Adam! Se postraron todos menos Iblis que se negó, se llenó de soberbia y fue de los rebeldes (34).
    Dijimos: ¡Adam! Habita con tu pareja el Jardín y comed sin restricciones de lo que haya en él, pero no os acerquéis a este árbol porque entonces seríais de los injustos (35).
    Pero el Shaytán les hizo caer a causa de él, sacándolos de donde estaban. Dijimos: ¡Descended!: Unos seréis enemigos de otros. Tendréis temporalmente en la tierra un lugar de asentamiento y bienes de los que disfrutar (36).
    Luego Adam, recibió palabras inspiradas por su Señor, que se volvió a él; es verdad que El es el que se vuelve en favor de Sus siervos, el Compasivo (37).
    Dijimos: Descended todos de aquí; y si os llega de Mí una guía, los que la sigan no tendrán nada que temer ni se entristecerán (38).
    Pero los que se nieguen a creer y tachen de mentira Nuestros signos... Esos serán los compañeros del Fuego donde vivirán para siempre (39).
    ¡Hijos de Israel! Recordad los beneficios con los que os favorecí y cumplid vuestra parte del pacto que Yo cumpliré la Mía, y temedme sólo a Mí (40).
    Y creed en lo que he revelado confirmando lo que ya teníais. No seáis los primeros en negarlo. Y no vendáis Mis signos a bajo precio y tenedme en cuenta sólo a Mí (41).
    No disfracéis la verdad con falsedad, para ocultarla, después de lo que sabéis (42).
    Estableced el salat, entregad el zakat e inclinaos con los que se inclinan (43).
    ¿Cómo es que ordenáis a los hombres la virtud y olvidáis incluíros a vosotros mismos que recitáis el Libro? ¿Es que no váis a entender? (44).
    Buscad ayuda en la constancia y en el salat, porque éste no es un peso para los humildes (45).
    Los que creen con certeza que encontrarán a su Señor y que a El han de volver (46).
    ¡Hijos de Israel! Recordad los beneficios con los que os favorecí y recordad cómo os preferí sobre los mundos (47).
    Guardaos de un día en el que a nadie le valdrá lo que otro haya hecho, ni se aceptará que nadie interceda por nadie, ni habrá posibilidad de pagar ningún rescate, ni habrá ayuda (48).
    Y (recordad).
    cuando os salvamos de la gente de Fir`aún que os causaban un horrible castigo, degollando a vuestros hijos varones y dejando con vida a vuestras mujeres Ahí teníais una enorme prueba que os ponía vuestro Señor (49).
    Y cuando, por vosotros, hicimos que el mar se abriera en dos y os salvamos, ahogando a las gentes de Fir`aún ante vuestros propios ojos (50).
    Y cuando emplazamos a Musa durante cuarenta noches y durante su ausencia, tomásteis el becerro y fuisteis injustos (51).
    Luego, a pesar de lo que habíais hecho, os perdonamos para que pudiérais agradecer (52).
    Y cuando dimos el Libro a Musa y el discernimiento para que os pudiérais guiar (53).
    Cuando Musa dijo a sus gentes: ¡Pueblo mío! Habéis sido injustos con vosotros mismos habiendo tomado el becerro; volveos a vuestro Creador y que unos den muerte a los otros, eso es lo mejor para vosotros ante vuestro Creador. El os ha aceptado de nuevo, porque El es el que se vuelve en favor de Sus siervos, el Compasivo (54).
    Y cuando dijisteis: ¡Musa! No creeremos en ti hasta que no veamos a Allah abiertamente. El rayo os fulminó mientras mirábais (55).
    Luego, después de muertos, os devolvimos a la vida para que pudiérais agradecer (56).
    Y os cubrimos con la sombra de la nube e hicimos que bajaran el maná y las codornices: ¡Comed de las cosas buenas con las que os sustentamos! Y no Nos perjudicaron, sino que fueron ellos los perjudicados (57).
    Y cuando dijimos: Entrad en esta ciudad y comed de lo que hay en ella donde queráis y sin limitaciones, pero entrad por la puerta con respeto y decid: ¡Alivia nuestras faltas! y se os perdonarán. Y a los hombres de excelencia les daremos aún más (58).
    Pero los que de ellos eran injustos dijeron otras palabras de las que se les había mandado decir, e hicimos que bajara del cielo una plaga contra ellos por no haber cumplido lo mandado (59).
    Y cuando Musa pidió que se diera de beber a su pueblo y dijimos: Golpea la piedra con tu vara. Brotaron de ella doce manantiales y cada uno supo donde debía beber. ¡Comed y bebed de la provisión de Allah y no hagáis el mal en la tierra como corruptores (60).
    Y cuando dijisteis: ¡Musa! No soportaremos más comer un único alimento, así que pide a tu Señor que haga salir para nosotros algo de lo que crece en la tierra como legumbres, pepinos, ajos, lentejas y cebollas. Dijo: ¿Queréis cambiar lo más elevado por lo más bajo? Bajad a Misr y tendréis lo que habéis pedido. Se decretó que la vileza y la mezquindad fueran inseparables de ellos. Y volvieron habiendo incurrido en la cólera de Allah. Esto les pasó por haber negado los signos de Allah y haber matado a los profetas sin razón, y por haber desobedecido y haber traspasado los límites (61).
    Cierto que los que han creído, los que siguen el judaísmo, los cristianos y los sabeos, si creen en Allah y en el Ultimo Día y actúan rectamente, tendrán su recompensa ante su Señor y no tendrán que temer ni se entristecerán (62).
    Y cuando os tomamos el compromiso y elevamos el monte poniéndolo por encima de vuestras cabezas: ¡Tomad con fuerza lo que os hemos dado y recordad lo que contiene, ojalá os guardéis (63)!.
    Luego, a pesar de ello, disteis la espalda. Y de no haber sido por el favor de Allah con vosotros y por Su misericordia, habríais estado con los que se pierden (64).
    Ya sabéis lo que les ocurrió a aquéllos de vosotros que transgredieron el sábado y les dijimos: ¡Convertíos en monos despreciables (65)!.
    Hicimos esto para que les sirviera de lección a sus contemporáneos y a los que vinieran después. Y es una llamada de atención para los temerosos (de Allah).
    (66).
    Cuando dijo Musa a su pueblo: Allah os manda que sacrifiquéis una vaca. Respondieron: ¿Te burlas de nosotros? Dijo: Que Allah me libre de estar entre los ignorantes (67).
    Dijeron: Pídele a tu Señor por nosotros que nos aclare cómo ha de ser. Respondió: Dice que sea una vaca que ni esté entrada en años ni sea prematura, sino de mediana edad. ¡Haced lo que se os ordena (68)!.
    Dijeron: Pídele a tu Señor por nosotros que nos aclare de qué color ha de ser. Y respondió: Dice que sea una vaca de color azafranado intenso, que alegre a quien la vea (69).
    Dijeron: Pídele a tu Señor por nosotros que nos diga cómo ha de ser, pues todas las vacas nos parecen semejantes y de verdad que, si Allah quiere, encontraremos el camino (70).
    espondió: Dice que sea una vaca que no haya sido subyugada ni para arar la tierra ni para regar el campo, intacta y sin ninguna marca.Dijeron: Ahora has traído la certeza. Y la degollaron, aunque poco faltó para que no lo hicieran (71).
    Y cuando matásteis a uno y disputábais acerca de ello; Allah puso al descubierto lo que ocultábais (72).
    Dijimos: Tocadlo con un miembro de ella. Así es como Allah hace vivir lo muerto y muestra Sus signos para que podáis comprender (73).
    Luego, y a pesar de esto, sus corazones se endurecieron y se volvieron como las piedras o aún más duros, pues hay piedras de las que nacen ríos, piedras que se quiebran y mana de ellas agua, y piedras que se vienen abajo por temor de Allah. Allah no está descuidado de lo que hacéis (74).
    ¿Pretendéis que os crean cuando una parte de ellos ya habían oído la palabra de Allah y, a pesar de haberla comprendido, la alteraron conscientemente (75)?.
    Cuando se encuentran con los que creen dicen: Creemos; pero cuando se quedan a solas entre ellos dicen: ¿Es que les vais a contar lo que Allah os dió a conocer para que lo utilicen ante vuestro Señor como argumento contra vosotros? ¿Es que no entenderéis (76)?.
    ¿Acaso no saben que Allah conoce lo que guardan en secreto y lo que divulgan (77)?.
    Los hay que no saben ni leer ni escribir y no conocen el Libro, tan sólo son sus deseos y no hacen sino suponer (78).
    iAy de los que reescriben el Libro con sus propias manos y luego dicen: Esto procede de Allah! Lo hacen vendiéndolo a bajo precio. iAy de ellos por lo que han escrito sus manos! iAy de ellos por lo que se han buscado (79)!.
    Dicen: El Fuego sólo nos tocará un número determinado de días. ¿Es que acaso habéis hecho un pacto con Allah —y Allah no falta a Su pacto—, o es que decís sobre Allah lo que, no sabéis (80)?.
    Pero no, el que haya adquirido maldad y esté rodeado por sus faltas... Esos son los compañeros del Fuego, donde serán inmortales (81).
    Y los que crean y practiquen las acciones de bien... Esos son los compañeros del Jardín, donde serán inmortales (82).
    Y cuando hicimos que los hijos de Israel tomaran sobre sí el Compromiso. Les dijimos: No adoraréis a otro que Allah, haréis el bien a vuestros padres así como a los parientes, a los huérfanos y a los pobres, hablaréis a la gente de buena manera, estableceréis el salat y entregaréis el zakat. Luego, exceptuando unos pocos, disteis la espalda y os desentendisteis (83).
    Y cuando os hicimos tomar el Compromiso: No derramaréis la sangre de ninguno de los vuestros ni lo expulsaréis del lugar donde viva. Lo aceptásteis y sois testigos de ello (84).
    Luego fuisteis de tal condición que os matásteis unos a otros y expulsásteis a una parte de los vuestros de sus hogares, recurriendo para ello al delito y a la injusticia. Y no obstante, si luego venían a vosotros cautivos de otros, pagábais su rescate cuando, en contra de la prohibición, habíais sido vosotros mismos quienes los habíais expulsado. ¿Es que vais a creer en una parte del Libro y en otra no? El pago de los que de vosotros hagan eso será, en esta vida, la humillación, y en el Día del Levantamiento, se les someterá al más severo castigo. Allah no está inadvertido de lo que hacen (85).
    Esos son los que han vendido la Otra Vida a cambio de la vida de este mundo. No se les aliviará el castigo ni serán auxiliados (86).
    Ya le dimos el Libro a Musa y enviamos, tras él, a otros mensajeros. A `Isa, el hijo de Maryam, le dimos las pruebas evidentes y le ayudamos con el Espíritu Puro. ¿Acaso no os llenábais de soberbia cada vez que venía a vosotros un mensajero trayendo lo que no deseaban vuestras almas? A unos los tomásteis por mentirosos y a otros los matásteis (87).
    Dicen : Nuestros corazones están cerrados. ¡Maldígalos Allah por su incredulidad! ¡Qué poco es lo que creen (88)!.
    Y ahora que les ha llegado un libro de Allah, que es una confirmación de lo que ya tenían, no creen en él, a pesar de reconocerlo y de que en otro tiempo pidieron auxilio contra los incrédulos. ¡Que la maldición de Allah caiga sobre los incrédulos (89)!.
    ¡Por qué mal precio han vendido sus almas! Haberse negado a creer en lo que Allah ha hecho descender, sólo por envidia de que Allah haya hecho descender parte de Su favor sobre aquel de Sus siervos que ha querido. Y así se han ganado ira tras ira. Los que se niegan a creer, tendrán un castigo denigrante (90).
    Y cuando se les dice: ¡Creed en lo que Allah ha hecho descender! Dicen: Creemos en lo que se nos hizo descender a nosotros antes, pero no en lo que nos ha venido después. Sin embargo esto último es la verdad que confirma lo que ya tenían. Di: ¿Por qué entonces matásteis a los profetas de Allah si érais creyentes (91)?.
    Ya vino a vosotros Musa trayendo consigo las pruebas claras y a pesar de ello, en su ausencia, tomásteis el becerro y fuisteis injustos (92).
    Y cuando pactamos con vosotros la Alianza, levantando el monte y poniéndolo sobre vuestras cabezas: ¡Tomad lo que os damos con fuerza y oíd! Dijeron: Hemos oído y desobedecemos. Sus corazones se habían impregnado del becerro, por pura incredulidad. Di: ¡Qué malo es lo que os manda vuestra creencia, si fuérais creyentes (93)!.
    Di: Si es verdad que la morada de la Ultima Vida junto a Allah os pertenece en exclusiva sin incluir al resto de los hombres, desead entonces la muerte si sois sinceros (94).
    Pero nunca la desearán por temor a lo que sus manos presentan. Allah conoce perfectamente a los injustos (95).
    Encontrarás que son los hombres con más apego a la vida, como les ocurre a algunos idólatras, que desearían vivir mil años. Pero aunque los vivieran, eso no les salvaría del castigo... Allah ve lo que hacen (96).
    Di: Quien sea enemigo de Yibril..., Ha él de sido quien, con permiso Allah, lo ha traído hasta tu corazón, con la autorización de Allah, como una confirmación de lo que ya había y como guía y buena nueva para los creyentes (97).
    Quien sea enemigo de Allah, de Sus ángeles, de Sus mensajeros y de Yibril y Mikail... Allah es enemigo de los incrédulos (98).
    Hemos hecho que te descendieran signos clarificadores que sólo los descarriados niegan (99).
    ¿Es que cada vez que se comprometan con un pacto, habrá una parte de ellos que lo rompa? Ciertamente, la mayoría de ellos no cree (100).
    Y ahora que les ha llegado un mensajero de Allah confirmando lo que ya tenían, hay algunos de los que recibieron el Libro que se desentienden del libro de Allah, dándole la espalda como si no supieran (101).
    Siguen lo que practicaron los demonios en el reinado de Sulayman. Pero no fue Sulayman quien cayó en incredulidad, sino que fueron los demonios al enseñar a los hombres la magia que le había sido revelada a los dos ángeles Harut y Marut en Babil. Estos no enseñaban a nadie sin antes advertirle: Somos una prueba, no caigas en la incredulidad. Así aprendieron de ellos cómo separar al hombre de su esposa. Pero no perjudicaron a nadie sin permiso de Allah. Aprendieron lo que les perjudicaba y no les beneficiaba y ciertamente supieron que quien adquiriera ese conocimiento no tendría parte en la Ultima Vida. ¡Ojalá hubieran sabido cuán malo era el precio por el que vendieron sus almas (102)!.
    ¡Ojalá hubieran creído, hubieran temido (a Allah).
    y hubieran sabido que lo que Allah da es mejor (103)!.
    ¡Vosotros que creéis! No digáis: Ra`ina, decid mejor: Espéranos y prestad atención. Los ue se niegan a creer, tendrán un doloroso castigo (104).
    La gente del Libro que ha caído en incredulidad y los asociadores, no desean que os baje ningún bien procedente de vuestro Señor, pero Allah distingue con Su misericordia a quien quiere. Allah es Dueño del Gran Favor (105).
    No hay signo que suprimamos o hagamos olvidar sin traer en su lugar algo similar o mejor. ¿Acaso no sabes que Allah es Poderoso sobre todas las cosas (106)?.
    ¿No sabes que a Allah Le pertenece el dominio de los cielos y de la tierra y que fuera de El no tenéis quien os proteja ni os auxilie (107)?.
    ¿O es que queréis poner en cuestión a vuestro Mensajero como ya hicieron con Musa? Quien toma la incredulidad en lugar de la creencia, se ha extraviado del camino llano (108).
    Muchos de la Gente del Libro desearían que renegárais después de haber creído y una vez que la verdad se les ha hecho patente, por la envidia que sienten sus almas. No obstante perdonad y pasad por alto hasta que Allah traiga Su mandato; ciertamente Allah tiene poder sobre todas las cosas (109).
    Estableced el salat y entregad el zakat; y todo el bien que adelantéis en beneficio de vuestras almas, lo encontraréis junto a Allah; es verdad que Allah ve lo que hacéis (110).
    Dicen: Sólo entrará en el Jardín quien sea judío o cristiano. Esas son sus falsas pretensiones. Di: Si es verdad lo que decís, traed la prueba que lo demuestre (111).
    ¡Pero no! Sino que aquel que humille su rostro ante Allah y actúe rectamente, no tendrá que temer ni se entristecerá (112).
    Dicen los judíos: Los cristianos no tienen fundamento. Y dicen los cristianos: Los judíos tienen fundamento. Pero ambos leen el Libro. También los que no saben dicen algo similar. Allah juzgará entre ellos el Día del Levantamiento sobre lo que discrepaban (113).
    ¿Y quién es más injusto que aquel que impide que se recuerde nombre de Allah en los lugares dedicados a Su adoración y se esfuerza por arruinarlos? No deben entrar en ellos si no es actitud de temor. Serán rebajados no el en en esta vida, y en la Otra recibirán un castigo inmenso (114).
    De Allah son el oriente y el occidente; donde quiera que os volváis, allí (encontraréis).
    la faz de Allah. Es cierto que Allah lo abarca todo y no hay nada que escape a Su conocimiento (115).
    Y dicen: Allah ha tomado para sí un hijo. ¡Sea glorificado por encima de eso! ¡Si suyo es cuanto hay en los cielos Y en la tierra y todos están sometidos a El (116)!.
    Aquel que dió principio a los cielos y a la tierra. Cuando decreta algo, le basta con decir: ¡Sé! Y es (117).
    Y dicen los que no saben: ¿Por qué no nos habla Allah o nos trae una señal? Algo parecido dijeron sus predecesores; sus corazones se asemejan. Hemos aclarado los signos para los que tienen certeza (118).
    Es cierto que te hemos enviado con la verdad y como portador buenas noticias y de advertencias; pero no preguntes por los compañeros del Yahim (119).
    Los judíos y los cristianos estarán satisfechos contigo hasta que sigas sus creencias. Di: La guía de Allah es la Guía. Si siguieras sus deseos después del de no no conocimiento que te ha venido, no tendrías ante Allah quien te protegiera ni auxiliara (120).
    Aquéllos a quienes dimos el Libro y lo leen como debe ser leído, creen en él; pero los que lo niegan, esos son los perdidos (121).
    ¡Hijos de Israel! Recordad los beneficios con los que os favorecí y cómo os preferí por encima de todos los mundos (122).
    Y guardaos de un día en el que a nadie le sirva nada de lo que haya hecho otro, ni se le acepte ningún precio, ni haya intercesión que valga, ni auxilio (123).
    Y cuando tu Señor puso a prueba a Ibrahim con palabras que éste cumplió, le dijo: Voy a hacer de ti un dirigente y un ejemplo para los hombres. Dijo: ¿Y lo harás también con mis descendientes? Dijo: ’Mi pacto no alcanza a los injustos (124).
    Y cuando hicimos de la Casa un centro de reunión y un lugar seguro para los hombres que adoptaron la estación de Ibrahim. Habíamos pactado con Ibrahim e Isma`il que mantuvieran pura Mi casa para los que cumplieran las vueltas en torno a ella, los que allí permanecieran y los que se inclinaran y postraran (125).
    Y cuando dijo Ibrahim: ¡Señor mío! Haz de este territorio un lugar seguro y provee de frutos a aquéllos de sus habitantes que crean en Allah y en el Ultimo Día. Dijo: Y al que se niegue a creer, lo dejaré disfrutar un tiempo y luego lo llevaré a rastras al castigo del Fuego. ¡Qué mal fin (127)!.
    Y cuando Ibrahim e Isma`il erigieron los fundamentos de la Casa: ¡Señor, acéptanoslo! Tú eres Quien oye, Quien sabe (127).
    ¡Señor nuestro! Haz que estemos sometidos a Ti y haz de nuestra descendencia una comunidad sometida a Ti. Enséñanos a cumplir nuestros ritos de adoración y vuélvete a nosotros, realmente Tú eres Quien se vuelve en favor del siervo, el Compasivo(128).
    ¡Señor nuestro! Envíales un mensajero que sea uno de ellos, para que les recite Tus signos, les enseñe el Libro, la Sabiduría y los purifique. Es cierto que Tú eres el Poderoso, el Sabio (129).
    ¿Y quién, sino aquel que se rebaja a sí mismo, puede rechazar la religión de Ibrahim? Lo escogimos en esta vida, y en la Ultima, estará entre los justos (130).
    Cuando su Señor le dijo: ¡Sométete! Dijo: Me someto al Señor de los mundos (131).
    Y esto fue un legado que Ibrahim dejó a sus hijos. Y lo mismo hizo Ya`qub (cuando dijo).
    : ¡Hijos míos! Allah os ha elegido la práctica de Adoración, no muráis pues sin ser musulmanes (132).
    ¿Acaso estábais allí, presentes, cuando le vino la muerte a Ya`qub? Cuando dijo a sus hijos: ¿Qué adoraréis cuando yo ya no esté? Dijeron: Adoraremos a tu Dios y al Dios de tus padres: Ibrahim, Isma`il e Ishaq, que es un Dios Unico; y a El estaremos sometidos (133).
    Esa es una comunidad que ya pasó, tendrá lo que adquirió y vosotros tendréis lo que hayáis adquirido. No se os pedirán cuentas por lo que ellos hicieron (134).
    Y dicen: ¡Tenéis que ser judíos o cristianos! Di: Al contrario, (seguimos).
    la religión de Ibrahim que era hanif, y no uno de los asociadotes (135).
    Decir: Creemos en Allah, en lo que se nos ha hecho descender, en lo que se hizo descender a Ibrahim, Isma`il, Ishaq, Ya`qub y a las Tribus, en lo que le fue dado a Musa e ’lsa y en lo que le fue dado a los profetas procedente de su Señor. No hacemos distinciones entre ninguno de ellos y estamos sometidos a El (136).
    Si creen en lo mismo que creéis vosotros, habrán seguido la Guía, pero si se apartan de ello... (sabe).
    que están en contra. Allah te basta contra ellos, El es Quien oye y Quien sabe (137).
    El tinte de Allah. ¿Y quién es mejor que Allah tiñendo? Es a El a Quien adoramos (138).
    Di: ¿Acaso nos discutís a Allah, que es tanto vuestro Señor como el nuestro? Lo que hagamos será para nosotros y lo que hagáis será para vosotros. Nosotros somos fieles a El (139).
    ¿Dicen acaso que Ibrahim, Isma`il, Ishaq, Ya`qub y las Tribus fueron judíos o cristianos? Di: Quién sabe más, vosotros o Allah? ¿Y quién es más injusto que quien oculta el testimonio que le viene de Allah? Allah no está inadvertido de lo que hacéis (140).
    Esa es una comunidad que ya pasó, tiene lo que se ganó y vosotros tendréis lo que os ganéis. Y no se os pedirán explicaciones de lo que hicieron (141).
    Dirán los hombres necios: ¿Qué les apartó de la dirección hacia la que miraban? Di: De Allah son el oriente y el occidente y El es el que guía a quien quiere hacia un camino recto (142).
    De este modo hemos hecho de vosotros una comunidad de en medio, para que diérais testimonio de los hombres y para que el Mensajero lo diera de vosotros. Y la dirección a la que te volvías, la establecimos para saber quién seguiría al Mensajero y quién se volvería atrás. Esto sólo es difícil para aquéllos a los que Allah no ha guiado. No es propio de Allah haceros perder vuestra creencia, es cierto que Allah es Piadoso y Compasivo con los hombres (143).
    Te hemos visto mirar al cielo con insistencia y vamos a darte una dirección que te satisfaga: vuelve tu rostro hacia la Mezquita Inviolable y vosotros, dondequiera que estéis, volvedlo en dirección a ella. Los que recibieron el Libro saben que es la verdad procedente de tu Señor. Y Allah no está inadvertido de lo que hacen (144).
    Los que recibieron el Libro no seguirán la dirección hacia la que miras aunque vayas a ellos con toda clase de signos prodigiosos; ni tú vas a seguir la suya ni ninguno de ellos seguirá la de los otros. Si siguieras sus deseos después del conocimiento que te ha venido, serías de los injustos (145).
    Aquellos a quienes dimos el Libro, lo conocen como conocen a sus propios hijos, pero hay un grupo de ellos que oculta la verdad a sabiendas (146).
    La verdad viene de tu Señor, no seas de los que dudan (147).
    Cada uno ha tenido una dirección a la que volverse. ¡Competid en las buenas acciones! Dondequiera que estéis, Allah os reunirá a todos. Allah es Poderoso sobre todas las cosas (148).
    En cualquier dirección por la que salgas, vuelve tu rostro hacia la Mezquita Inviolable. Esta es la verdad procedente de tu Señor. Allah no está inadvertido de lo que hacéis (149).
    Yen cualquier dirección por la que salgas, vuelve tu rostro hacia la Mezquita Inviolable. Y en cualquier lugar que estéis, volved el rostro en dirección a ella, para que los hombres no tengan nada que decir contra vosotros, salvo los que sean injustos; pero a ésos no les temáis, temedme a Mí. Y para que pueda completar Mi bendición sobre vosotros y podáis ser guiados (150).
    Igualmente os hemos enviado un Mensajero que viene de vosotros mismos y que os recita Nuestros signos, os purifica, os enseña el Libro y la Sabiduría y os enseña lo que no sabíais (151).
    Así pues, recordadme que Yo os recordaré; y agradecedme y no seáis ingratos conmigo (152).
    ¡Vosotros que creéis! Buscad ayuda a través de la paciencia y de la Oración; es cierto que Allah está con los pacientes (153).
    No digáis de los que han muerto luchando en el camino de Allah que están muertos, porque están vivos aunque no os deis cuenta (154).
    Y tened por cierto que os pondremos a prueba con temor, hambre, pérdida de riqueza, personas y frutos. Pero anuncia buenas nuevas a los yacientes (155).
    Aquéllos que cuando les ocurre alguna desgracia dicen: De Allah somos a El hemos de volver (156).
    Bendiciones de su Señor misericordia se derramarán sobre -llos. Son los que están guiados (157).
    Sala y Marwa son parte de los -¡tos de Allah; así pues, quien peregrine i la Casa o la visite, no incurrirá en falta si hace el recorrido entre ambas (colinas).
    El que haga espontáneamente un bien... Allah es Agradecido y Conocedor (158).
    A los que oculten las evidencias y la guía que hemos hecho descender, después de haberlas hecho claras para los hombres en el Libro, Allah los maldecirá y los maldecirán todos los maldecidores (159).
    Salvo los que se vuelvan atrás, rectifiquen y lo pongan en claro; a ésos les devolveré Mi favor, pues Yo soy el que se vuelve sobre el siervo, el Compasivo (160).
    La maldición de Allah, la de los ángeles y la de los hombres, a la vez, caerá sobre los que se hayan egado a creer y hayan muerto siendo incrédulos (161).
    Estos serán inmortales en el Fuego y no se les aliviará el castigo ni se les concederá ningún aplazamiento (162).
    Vuestro dios es un Dios Unico, no hay dios sino El, el Misericordioso, el Compasivo (163).
    Ciertamente en la creación de los cielos y de la tierra, en la sucesión de la noche y el día, en la nave que navega en el mar y de la que los hombres se benefician, en el agua que Allah hace descender del cielo con la que vivifica la tierra después de haber estado muerta, en cómo se han diseminado por ella toda clase de criaturas y en el cambio de dirección de los vientos y de las nubes sometidas entre el cielo y la tierra, hay signos para una gente que entienda (164).
    Hay hombres que suplen a Allah con otros a los que aman como se ama a Allah; pero el amor por Allah de los que creen es más fuerte. Si vieras a los que hayan sido injustos, cuando vean el castigo y que todo el poder es de Allah... Allah es Fuerte castigando (165).
    Cuando los que fueron seguidos se desentiendan de los que les siguieron, y vean el castigo y se rompan los lazos entre ellos (166).
    Dirán los seguidores: ¡Si Tuviéramos otra oportunidad, les daríamos la espalda al igual que ellos nos la han dado a nosotros! Allah les mostrará así lo que hicieron, para que les sirva de pesar. No saldrán del Fuego (167).
    ¡Hombres! Comed lo lícito y bueno que hay en la tierra y no sigáis los pasos del Shaytán; es cierto que él es un claro enemigo vuestro (168).
    Os manda el mal y la indecencia y que digáis de Allah lo que no sabéis (169).
    Y cuando se les dice: Seguid lo que Allah ha hecho descender, dicen: No, seguiremos aquello en lo que hemos encontrado a nuestros padres. ¿Pero y si sus padres no comprendían y no estaban guiados (170)?.
    Los que se niegan a creer son como cuando uno le grita algo al ganado, éste sólo percibe gritos y voces. Sordos, mudos y ciegos no pueden entender (171).
    ¡Creyentes! ¡Comed de las cosas buenas que os proveemos y agradeced a Allah, si es verdad que Le adoráis (171)!.
    Se os prohibe comer la carne del animal que haya muerto de muerte natural, la sangre, la carne de cerdo y la del animal que se sacrifique en nombre de otro que Allah; no obstante quien se vea obligado a hacerlo en contra de su voluntad y sin buscar en ello un acto de desobediencia, no incurrirá en falta. Es cierto que Allah es Perdonador y Compasivo (173).
    Los que oculten lo que del Libro de Allah se ha hecho descender vendiéndolo a bajo precio, no ingerirán en sus vientres sino el Fuego. Y el Día del Levantamiento, Allah no les hablará ni los purificará. Tienen un doloroso castigo (174).
    Esos son los que venden la Guía a cambio del extravío y el perdón a cambio del castigo. ¡Cómo se buscar, el Fuego (175)!.
    Todo porque Allah ha hecho que descienda el Libro con la verdad, y discuten ellos, que sobre el Libro, sor los que se oponen profundamente a ella (176).
    La virtud no consiste en volver el rostro hacia Oriente u Occidente. El que tiene virtud es el que cree er Allah, en el Ultimo Día, en los ángeles, en los libros y en los profetas. El que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a lo., parientes, huérfanos, necesitados, hijos del camino, mendigos y para liberal esclavos. El que establece el salar y entrega el zakat. El que es fiel a los compromiso., cuando los contrae. El paciente en la adversidad y en h desgracia y en los momentos más duros de la lucha. Esos son los veraces y ésos son los temerosos (177).
    ¡Creyentes! Se os prescribe aplicar el talión en caso de asesinato libre por libre, esclavo por esclavo y hembra por hembra. Pero si a uno Sl hermano le perdona algo, que éste proceda según lo reconocido y que é’ lo entregue buenamente. Esto es un alivio que Allah os da y una misericordia. Quien vaya más allá de estos límites tendrá un castigo doloroso (178).
    En el talión tenéis vida ¡Vosotros que sabéis reconocer la esencia de las cosas! Ojalá os guardéis (179).
    Se os ha prescrito que cuando a alguno de vosotros se le presente la muerte dejando bienes, el testamento sea a favor de los padres y de los parientes más próximos según lo reconocido. Es un deber para los que tienen temor (de Allah).
    (180).
    Y quien cambie algo (del testamento).
    después de haberlo oído... sobre él caerá el mal que pueda derivarse. Allah es Quien oye y Quien sabe (181).
    Pero si alguien teme que haya injusticia o transgresión por parte del que hace testamento e intenta que se llegue a un acuerdo, no incurrirá en falta. Allah es Perdonador y Compasivo (181).
    ¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron. ¡Ojalá tengáis temor (de Allah).
    (183)!.
    Por un determinado número de días, fijados para ello. Pero el que esté enfermo o de viaje, podrá hacerlo, en igual número, otros días. Y los que pudiendo ayunar (no lo hagan o interrumpan su ayuno).
    que alimenten, como exención, a unos pobres. Pero quien haga el bien espontáneamente será mejor para él. Y que ayunéis es mejor para vosotros, si sabéis (184).
    En el mes de Ramadán se hizo descender el Corán, dirección para los hombres y pruebas claras de la Guía y del Discernimiento; así pues, quien de vosotros vea el mes, que ayune, y el que esté enfermo o de viaje que lo haga en otro momento, por el mismo número de días. Allah quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil, pero quiere que completéis el número (de días).
    y que proclaméis la grandeza de Allah por haberos guiado. ¡Ojalá seáis agradecidos (185)!.
    Y cuando Mis siervos te pregunten sobre Mí... Yo estoy cerca y respondo al ruego del que pide, cuando Me pide; así pues, que ellos Me respondan y crean en Mí, ¡ojalá se guíen rectamente (186)!.
    La noche del día de ayuno os está permitido tener relación sexual con vuestras mujeres; ellas son un vestido para vosotros y vosotros sois un vestido para ellas. Allah supo que os traicionábais a vosotros mismos, se volvió a vosotros con Su favor y os perdonó; así pues, uníos con ellas y buscad lo que Allah os ha ordenado. Y comed y bebed hasta que, del hilo negro (de la noche).
    , distingáis con claridad el hilo blanco de la aurora; luego completad el ayuno hasta la noche. Pero si hacéis retiro en las mezquitas, no vayáis a cohabitar con ellas mientras éste dure. Estos son los límites de Allah, manteneos alejados de ellos. Así les aclara Allah Sus signos a los hombres. ¡Ojalá se guarden (187)!.
    No os apropiéis unos de la riqueza de otros, recurriendo a la falsedad, ni recurráis a los jueces para arrebatar algo de la riqueza de otro con delito, sabiendo lo que hacéis (188).
    Te preguntan acerca de las fases de la luna, di: sirven para indicar a los hombres el tiempo y la Peregrinación. La virtud no consiste en que entréis en las casas por su parte trasera, sino que tengáis temor (de Allah).
    ¡Entrad en las casas por sus puertas! Y temed a Allah para que podáis tener éxito (189).
    Y combatid en el camino de Allah a quienes os combatan a vosotros pero no os propaséis; es cierto que Allah no ama a los que se exceden (190).
    Matadlos donde quiera que los encontréis y expulsadlos de donde os hayan expulsado. p La oposición (a vuestra creencia).
    es más grave que matar. No luchéis con ellos junto a la Mezquita Inviolable si ellos no lo hacen, pero si os atacan, matadlos; ésta es la recompensa de los incrédulos (191).
    Ysi cesan... Allah es Perdonador y Compasivo (192).
    Luchad contra ellos hasta que no haya más oposición y la Adoración debida sea sólo para Allah. Pero si cesan, que no haya entonces hostilidad excepto contra los injustos (193).
    Mes inviolable por mes inviolable. Para todo lo inviolable deberá aplicarse el talión. Y quien se exceda con vosotros, obrad con él en la misma medida. Guardáos de Allah y sabed que Allah está con los que Le temen (194).
    Gastad en el camino de Allah; que vuestras manos no os echen a perder llevándoos a la perdición, y haced el bien. Es verdad que Allah ama a los que hacen el bien (195).
    Y llevad a cabo la Peregrinación y la Visita que hacéis por Allah, en su integridad; pero si algo os impide acabar, sacrificad el animal de ofrenda que os sea más asequible y no os afeitéis la cabeza hasta que el animal no esté en el lugar donde debe ser sacrificado. Quien de vosotros esté enfermo o tenga alguna molestia en la cabeza, deberá compensarlo por medio de ayuno, limosna u ofreciendo un sacrificio. Cuando estéis libres de impedimento, aquel que junte la Visita con la Peregrinación, deberá buscar un animal que le sea asequible para sacrificarlo como ofrenda; pero quien no encuentre cómo hacerlo, que ayune tresdías mientras esté en la Peregrinación y siete una vez haya regresado, de manera que complete un total de diez. Esto atañe únicamente a aquel cuya familia no resida en la Mezquita Inviolable. Temed a Allah y sabed que Allah es Fuerte castigando (196).
    La Peregrinación debe hacerse dentro de meses determinados; el que, dentro de este periodo de tiempo, se comprometa a peregrinar, deberá abstenerse, mientras dure la Peregrinación, de tener trato sexual, de transgredir y de disputar. El bien que hagáis, Allah lo conoce. Y llevad provisiones, aunque la mejor provisión es el temor (de Allah).
    Así pues guardáos, vosotros que entendéis la esencia de las cosas (197).
    No incurrís en falta si buscáis beneficio de vuestro Señor. Y cuando, viniendo de Arafat, salgáis al llano, invocad a Allah junto al "Mash’ar al-Haram". Recordad cómo os guió, a pesar de que antes de hacerlo os contábais entre los extraviados (198).
    Salid al llano por donde lo hacen todos y pedid perdón a Allah, Allah es Perdonador y Compasivo (199).
    Y cuando hayáis cumplido vuestros ritos, invocad a Allah como recordáis a vuestros padres o con un recuerdo aún más fuerte’. Hay hombres que dicen: ¡Señor nuestro, dános lo bueno en esta vida! Pero no tendrán nada de la Ultima. Y hay otros que dicen; ¡Señor nuestro, dános lo bueno en esta vida y lo bueno en la Ultima, y líbranos del castigo del Fuego (201)!.
    Estos tendrán su parte por lo que se hayan ganado. Y Allah es Rápido en la cuenta(202).
    Invocad a Allah en días señalados. El que se apresure haciéndolo en dos días, no comete falta. Y el que se retrase tampoco comete falta, siempre que tenga temor (de Allah).
    Temed a Allah y sabed que seréis reunidos para volver a El (203).
    Hay hombres cuyas palabras cuando hablan de la vida de este mundo te fascinan y ponen a Allal como testigo de lo que hay en su: corazones; y sin embargo son los má,, acérrimos discutidores (204).
    Y cuando se alejan de ti se dedican a corromper las cosas en h tierra v a destruir las cosechas y todo animal de cría. Allah no ama la corrupción (205).
    Cuando se les dice : ¡Temed z Allah!, la soberbia se apodera de ellos les mueve a hacer el mal. Yaharmain bastará para ellos. ¡Que mal lecho (206)!.
    Hay hombres que se entregar buscando la complacencia de Allah. Allah es Espléndido con los siervos (207).
    ¡Creyentes! Entrad en la Paz’ del todo y no sigáis los pasos de Shaytán, él es un claro enemigo par¿ vosotros (208).
    Y si os apartáis después haber recibido las pruebas evidentes sabed que Allah es Todopoderoso Sabio (209).
    ¿Es que están esperando que Allah y los ángeles vengan bajo la,< sombras de las nubes y el asunto quede zanjado? Todos los asuntos vuelven a Allah (210).
    Pregunta a los hijos de Israel de cuántos signos claros les dimos. Aquel que cambie la bendición de Allah, después de haberle llegado... Es cierto que Allah es Fuerte castigando (211).
    A los incrédulos se les ha embellecido la vida de este mundo. Ellos se burlan de los que creen, pero el Día del Levantamiento los temerosos (de Allah).
    estarán por encima de ellos. Allah provee a quien quiere sin limitación (212).
    Los hombres eran una única comunidad y Allah envió a los profetas como portadores de buenas nuevas y advertidores. E hizo descender el Libro con la verdad, para que fuera un juicio entre los hombres sobre aquello en lo que discrepaban. Pero no fue sino después de tener las pruebas claras, cuando aquéllos que lo habían recibido, discreparon sobre él por envidias de unos con otros... Y Allah guió a los que creían a la verdad de la que discrepaban, con Su permiso. Allah guía a quien quiere al camino recto (213).
    ¿0 acaso contáis con entrar en el Jardín sin que os suceda algo similar a lo que les sucedió a vuestros antepasados? La desgracia y el daño les golpearon y ellos se estremecieron hasta el punto de que el Mensajero y quienes con él creían llegaron a decir: ¿Cuándo vendrá el auxilio de Allah? ¿Pero acaso el auxilio de Allah no está cercano (214)?.
    Te preguntan en qué deben gastar. Di: El bien que gastéis que sea para vuestros padres y parientes; y para los huérfanos, los pobres y los hijos del camino. El bien que hagáis, Allah lo conoce (215).
    Se os ha prescrito combatir, aunque os sea odioso, pero puede que os disguste algo que sea un bien para vosotros y que améis algo que sea un mal. Allah sabe y vosotros no sabéis (216).
    Te preguntan si se puede combatir durante los meses inviolables. Di: Hacerlo es grave, pero es aún más grave para Allah, que se aparte a la gente de Su camino, que no se crea en El, (que se impida el acceso a).
    la Mezquita Inviolable y que se expulse a los que están en ella. La oposición a la creencia es más grave que matar. Si pueden, no dejarán de haceros la guerra hasta conseguir que reneguéis de vuestra Práctica de Adoración. Pero quien de vosotros reniegue de su Práctica de Adoración y muera siendo incrédulo... Esos habrán hecho inútiles sus acciones en esta vida y en la otra, y serán los compañeros del Fuego en el que serán inmortales (217).
    Los que creen, emigran y luchan en el camino de Allah, esperan la misericordia de Allah. Allah es Perdonador y Compasivo (218).
    Te preguntan sobre el vino y el juego de azar. Di: En ambas cosas hay mucho daño para los hombres y algún beneficio, pero el daño es mayor que el beneficio. Y te preguntan qué deben gastar. Di: Lo superfluo. Así os aclara Allah los signos ¡Ojalá reflexionéis (219).
    Acerca de esta vida y de la Ultima. Y te preguntan sobre los huérfanos. Di: Es bueno que miréis por su intereses; y si os mezcláis con ellos... Son vuestros hermanos. Allah distingue al que corrompe las cosas del que las mejora. Si Allah quisiera os lo haría difícil; es cierto que Allah es Todopoderoso y Sabio (220).
    No os caséis con las idólatras hasta que no crean. Una esclava creyente es mejor que una mujer libre idólatra aunque os guste. Y no caséis (a las mujeres).
    con los idólatras hasta que no crean. Un esclavo creyente es mejor que un idólatra libre aunque os guste. El Ellos (los idólatras).
    invitan al Fuego mientras que Allah invita al Jardín y al perdón con Su permiso; y aclara Sus signos a los hombres. iO’alá signos 1 recapaciten (221)!.
    Te preguntan sobre la menstruación. Di: Es una impureza. Así pues, abstenéos de las mujeres mientras dure y no vayáis a ellas hasta que no estén puras. Y una vez que se hayan purificado, id a ellas por donde Allah os manda. Es cierto que Allah ama a los que se vuelven a El y a los que se purifican (222).
    Vuestras mujeres son para vosotros un campo de siembra ; id a vuestro sembrado según queráis. Y adelantad (buenas acciones).
    que os sirvan. Temed a Allah y sabed que con toda certeza os encontraréis con El. Y anuncia buenas nuevas a los creyentes (223).
    No hagáis de Allah un pretexto que os impida hacer el bien, porque lo hayáis jurado por El, temedle y poned paz entre los hombres. Allah es Quien oye y Quien sabe (224).
    Allah no os toma en cuenta la vanidad de vuestros juramentos, pero sí lo que queda en vuestros corazones. Allah es Perdonador e Indulgente (225).
    Aquéllos que juren no mantener relación sexual con sus mujeres, deberán guardar un plazo de cuatro meses. Y si se vuelven atrás"’... Ciertamente Allah es Perdonador y Compasivo (226).
    Y si se deciden por el divorcio, Allah es Oyente y Conocedor (227).
    Las divorciadas deberán esperar tres menstruaciones para estar en disposición de volverse a casar y no es lícito que oculten lo que Allah haya creado en sus vientres si creen en Allah y en el Ultimo Día. Sus esposos tienen más derecho a volver con ellas dentro de este plazo, si quieren rectificar. Los derechos de ellas sobre sus esposos son iguales a los derechos de éstos sobre ellas, según lo reconocido, pero los hombres tienen un grado sobre ellas. Allah es Poderoso y Sabio (228).
    El divorcio son dos veces. Y, o bien la vuelve a tomar según lo reconocido, o la deja ir en buenos términos. Y no os está permitido quedaron con nada de lo que hayáis dado. A menos que ambos teman no cumplir los límites de Allah. Y si Cernéis no cumplir los límites de Allah, no hay falta para ninguno de los dos si ella ofrece alguna compensación. Estos son los límites de Allah, no los traspas¿is. Quien traspase los límites de Allah... Esos son los injustos (229).
    Si vuelve a divorciarla, ella ya no será lícita para él hasta que, habiéndose casado con otro, éste, a su vez, la divorcie; en cuyo caso no cometen ninguna falta si ambos vuelven (a casarse).
    , siempre que crean poder cumplir con los límites de Allah. Estos son los límites de Allah que El aclara a gente que sabe (230).
    Y si divorciáis a las mujeres y llegan al final de su plazo de espera, o bien las conserváis según la forma reconocida de hacerlo, o bien las dejáis del mismo modo; pero no las retengáis a la fuerza transgrediendo los límites. Quien lo haga, habrá sido injusto consigo mismo. No toméis a burla los signos de Allah y recordad los favores de Allah con vosotros y la parte del Libro y de la Sabiduría que os reveló para que con ello tuviérais presente lo que se debe cumplir y lo que se debe evitar. Temed a Allah y sabed que Allah tiene conocimiento de todas las cosas (231).
    Y una vez que las mujeres que han sido divorciadas lleguen al final (le su período de espera, no les impidáis que vuelvan a casarse con sus esposos anteriores, si es de mutuo acuerdo, según lo reconocido. A esto se exhorta a aquéllos de vosotros que crean en Allah y en el Ultimo Día. Es más puro y más limpio para vosotros. Allah sabe y vosotros no Sabéis (232).
    Las madres deberán amamantar a sus hijos durante dos años completos, si se desea completar la lactancia. Sustentarlas y vestirlas es responsabilidad del progenitor, según lo que es reconocido. A nadie se le obliga sino en la medida de su capacidad. Ninguna madre deberá ser perjudicada a causa de su hijo ni tampoco ningún padre. Y la misma obligación corresponde al heredero. No hay falta si ambos, de común acuerdo, desean destetarlo. Y si queréis que alguien amamante a vuestros hijos, no hay falta en que paguéis por ello, según lo que es reconocido. Temed a Allah y sabed que Allah ve lo que hacéis (233).
    Los que de vosotros fallezcan y dejen esposas, éstas deberán esperar cuatro meses y diez noches para poder disponer de sí mismas. Una vez concluido este plazo, no tenéis responsabilidad en lo que hagan consigo mismas según lo que es reconocido. Allah conoce al detalle lo que hacéis (234).
    Y no hacéis mal si les insinuáis a las mujeres vuestra intención de pedirles matrimonio, ni tampoco si la ocultáis; Allah sabe que pensáis en ellas. Pero no os prometáis en secreto, hacedlo con palabras reconocidas. No decidáis el contrato de matrimonio hasta que el periodo de espera prescrito no haya concluido. Sabed que Allah conoce lo que hay en vuestras almas, así pues, temedle y sabed que Allah es Perdonador e Indulgente (235).
    No hacéis mal si divorciáis a las mujeres a las que no habéis tocado ni asignado dote, pero gratificadlas con algún bien de acuerdo a lo que es reconocido. El que viva con desahogo que lo haga de acuerdo a su capacidad, y el que viva con estrechez de acuerdo a la suya. Esto es un deber para los que hacen el bien (236).
    Y si las divorciáis antes de haberlas tocado, pero cuando ya les habéis asignado una dote... (Dadles).
    la mitad de lo que les asignásteis, a no ser que ellas renuncien o renuncie aquél en cuyo poder está el contrato de matrimonio. Y renunciar está más cerca del temor (de Allah).
    Y no olvidéis favoreceros entre vosotros, es verdad que Allah ve lo que hacéis (237).
    Cumplid con las oraciones prescritas y con la oración del medio, y presentaos ante Allah con total entrega (238).
    Si tenéis miedo, hacedla de pie o montados; y cuando estéis a salvo, invocad a Allah como os enseñó, una manera que antes no conocíais (239).
    Aquéllos de vosotros que mueran dejando esposas, a sus esposas les corresponde un legado consistente en un año de manutención sin que tengan que abandonar la casa familiar; aunque si ellas la abandonan, no sois responsables de lo que hagan consigo mismas, dentro de lo que es reconocido. Allah es Poderoso y Sabio (240).
    Y tened alguna atención en favor de las mujeres que divorciéis, según lo que es reconocido. Esto es un debes- los que temen (a Allah).
    (241).
    Así os aclara Allah Sus signos, ojalá entendáis (242).
    ¿,No has visto a los que salieron por miles huyendo de sus hogares por temor a la muerte? Allah les dijo: ¡Morid! Y después los devolvió a la vida. Es cierto que Allah posee favor para los hombres, sin embargo la mayoría de ellos no agradecen (243).
    Combatid en el camino de Allah y sabed que Allah es Oyente y Conocedor (244).
    ¿,Quien ofrecerá a Allah un préstamo generoso para que El se lo devuelva multiplicado? Allah da la estrechez y el desahogo. A El regresaréis (245).
    ¿No has visto a aquellos nobles entre los hijos de Israel, después de Musa, cuando dijeron a un profeta que tenían?"’: Nombra un rey entre nosotros para que luchemos en el camino de Allah. Dijo: Pudiera ser que si se os manda ir a luchar no lo hagáis; contestaron: ¿,Cómo podríamos dejar de combatir en el camino de Allah cuando nos han expulsado de nuestros hogares y separado de nuestros hijos? Sin embargo, cuando se les ordenó combatir, todos, excepto unos pocos, se echaron atrás. Allah conoce a los injustos (246).
    Su profeta les dijo: Allah os ha designado como rey a Talut. Dijeron: ¿Cono puede corresponderle a él reinar sobre nosotros, si tenemos más derecho que él y ni siquiera le ha sido dada Una gran riqueza. Dijo: La verdad es que Allah lo ha elegido a él entre vosotros y le ha dado gran conocimiento y corpulencia. Allah concede Su soberanía a quien quiere. Allah es Espléndido y Conocedor (247).
    Su profeta les dijo: La señal de su soberanía, será que os traerá el Arca, llevada por los ángeles, en la que hay sosiego procedente de vuestro Señor y también una reliquia de la familia de Musa y Harún. Realmente, ahí tenéis un signo si sois creyentes (248).
    Y habiendo salido Talud expedición con el ejército, dijo: Allah va a poneros a prueba con un río: que beba de su agua no será de los míos y el que no la pruebe o tome sólo un poco con la mano será de los míos. N de de el Todos, a excepción de unos pocos, bebieron. Y cuando él y los que con él creían, hubieron atravesado el río, dijeron: Hoy no podernos hacer nada ante Yalut y sus ejércitos. Y dijeron los que tenían certeza del encuentro con Allah: ¡Cuántos grupos pequeños en número vencieron a ejércitos numerosos con el permiso de Allah! Allah está con los pacientes (249).
    Cuando aparecieron en el campo de batalla ante Yalut y sus huestes, dijeron: ¡Señor nuestro, danos paciencia, afirma nuestros pasos y ayúdanos contra la nación de los que no creen (250)!.
    Y los derrotaron con permiso de Allah. Daud mató a Yalut v Allah le concedió la soberanía y la sabiduría; y le enseñó lo que quiso. Si no fuera porque Allah hacc, que unos hombres impidan el mal a otros, la tierra se corrompería, pero Allah es Dueño de favor para todos los seres creados (251).
    Estos son los signos de Allah que te contamos con la verdad y tú eres, realmente, uno de los mensajeros (252).
    Así son los mensajeros. Hemos favorecido a unos sobre otros: Hubo algunos a los que Allah les habló y a otros los elevó en grados. A Isa, hijo de Maryam, le dimos pruebas evidentes y lo reforzamos con el Espíritu Puro. Y si Allah hubiera querido, sus seguidores no habrían luchado entre sí, después de tener las pruebas evidentes; sin embargo entraron en discordia. Una parte de ellos cree y otra parte no; si Allah quisiera no lucharían entre sí, pero Allah hace lo quiere. ¡Creyentes! Gastad de lo que os damos antes de que llegue un día en el que no haya comercio ni amistad y nadie pueda interceder por nadie. Los injustos son los que se niegan a creer (254).
    Allah, no hay dios sino El, el Viviente, el Sustentador. Ni la somnolencia ni el sueño Le afectan. Suyo es cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra. ¿Quién puede interceder por alguien ante El, si no es con Su permiso? Sabe lo que hay ante ellos y lo que hay tras ellos; y no abarcan nada de Su conocimiento que no sea lo que El quiere. El escabel de Su trono abarca los cielos y la tierra y no Le causa fatiga mantenerlos. El es el Elevado, el Inmenso (255).
    No hay coacción en la Práctica de Adoración-, pues ha quedado claro cuál es la buena dirección y cuál el extravío. Quien niegue a los ídolos y crea en Allah, se habrá aferrado a lo más seguro que uno puede asirse, aquello en lo que no cabe ninguna fisura. Y Allah es Oyente y Conocedor (256).
    Allah es Amigo de los que creen; los saca de las tinieblas a la luz. Pero los incrédulos tienen como amigos a los taguts que los sacan de la luz a las tinieblas; ésos son los compañeros del Fuego donde serán inmortales. ¿No has visto a aquel que, porque Allah le había dado soberanía, desafió a Ibrahim discutiéndole a su Señor? Dijo Ibrahim: Mi Señor da la vida y da la muerte. Dijo cl: Yo doy la vida y doy la muerte. Dijo Ibrahim: Allah trae el sol desde el oriente, tráelo tú desde occidente. Y quedó confundido el que se negaba a creer. Allah no guía a los que son injustos (258).
    O como aquel CILIC, pasó por Una ciudad en ruinas y dijo: ¿Cómo le devolvería Allah la vida después de muerta? Entonces Allah lo hizo morir y pasados cien años lo devolvió a la vida. Dijo: ¿Cuánto has estado así? Contestó: Un día o parte de un día. Dijo: No. Has estado cien años; pero mira cómo tu comida y tu bebida no se han estropeado y mira tu asno. Todo ha sido para hacer de ti un signo que la gente pudiera ver. Mira cómo componemos de nuevo los huesos y los revestimos de carne. Y cuando lo vio con claridad, dijo: Es verdad que Allah es Poderoso sobre todas las cosas (259).
    Y cuando Ibrahim dijo: ¡Señor mío! Déjame ver cómo resucitas lo que está muerto. Dijo: ¿Acaso no crees? Dijo: Por supuesto que sí, pero es para que mi corazón se tranquilice. Dijo: Toma, entonces, cuatro pájaros distintos, córtalos en pedazos y, a continuación, pon un pedazo en cada monte y luego llámalos. Vendrán a ti en el acto. Y sabe que Allah es Poderoso y Sabio (260).
    Los que gastan sus bienes en el camino de Allah se parecen a un grano que produce siete espigas y cada una de las espigas lleva cien granos. Así multiplica Allah a quien El quiere; Allah es Espléndido y Conocedor (261).
    Los que gastan sus bienes en el camino de Allah y luego no lo echan en cara ni lo acompañan c1c ningún agravio, tendrán su recompensa junto a su Señor y no tendrán que temer ni se entristecerán (262).
    Una palabra conveniente y perdón, es mejor que una limosna acompañada de agravio. Allah es Rico e Indulgente (263).
    ¡Creyentes! No hagáis que vuestras limosnas pierdan su valor porque las echéis en cara o causéis un perjuicio por ellas; como aquél que da de su riqueza por aparentar ante la gente, pero no cree en Allah ni en el Ultimo Día. Es como una roca sobre la que hay tierra y le cae un aguacero dejándola desnuda. No pueden beneficiarse de nada de lo que obtuvieron. Y Allah no guía a la gente incrédula (246).
    Los que gastan sus bienes buscando la satisfacción de Allah y siendo una confirmación procedente de sí mismos, se parecen a un jardín frondoso y elevado sobre el que cae aguacer un aguacero y da sus frutos por dos; y si no le cae el aguacero tiene el rocío. Allah ve lo que hacéis (256).
    ¿Acaso le gustaría a uno de vosotros tener un jardín de palmeras y vides por el que corrieran ríos y en el que hubiera toda clase de frutos y que siendo ya viejo y con una descendencia aún débil, viniera un torbellino de fuego y le quemara el jardín? Así os aclara Allah los signos; ojalá reflexionéis (266).
    ¡Vosotros que creéis! Dad de las cosas buenas que habéis obtenido y de lo que liemos hecho salir para vosotros de la tierra y no escojáis intencionadamente lo que, de ello, sea despreciable para darlo, cuando vosotros mismos no lo aceptaríais a no ser con los ojos cerrados. Y sabed que Allah es Rico, en Sí mismo alabado (267).
    El Shaytán os infunde temor con la miseria y os manda la avaricia, pero Allah os promete perdón de Su parte y favor Y Allah es Espléndido, Conocedor (268).
    Da la Sabiduría a quien quiere, y a quien se le da la Sabiduría se le ha dado mucho bien. Pero no recapacitan sino los que saben reconocer lo esencial (269).
    Cualquier beneficio que hagáis o cualquier promesa que os impongáis, Allah lo conoce. No habrá quien auxilie a los injustos (270).
    Si dais limosnas públicamente es bueno, pero si las ocultáis y se las dais a los necesitados, será mejor para vosotros; y os cubriremos parte (le vuestras malas acciones. Allah está perfectamente informado de lo que hacéis (271).
    No te incumbe a ti guiarlos, sino que Allah guía a quien quiere. El bien que déis es para vosotros mismos. Y no lo hacéis sino buscando la faz de Allah. Lo bueno que gastéis os será devuelto aumentado y no se os hará injusticia (272).
    (Y que sea).
    para los necesitados que se encuentran impedidos en el camino de Allah sin poder desplazarse por la tierra. El ignorante los toma por ricos a causa de su continencia. Los conocerás por sus señas, ellos no piden a la gente importunándoles. El bien que gastéis... Allah lo conoce (273).
    Aquellos que dan de sus bienes día y noche, en secreto y en público, tendrán su recompensa junto a su Señor y no tendrán que temer ni se entristecerán (274).
    Los que comen usura no se levantarán sino como se levanta en un ataque de locura el que ha sido tocado por el Shaytán. Eso es porque dicen: La usura es como el comercio. Sin embargo Allah ha hecho lícito el comercio y ha prohibido la usura. Así pues, al que le llegue el aviso de su Señor y desista, podrá quedarse con lo que esté ya consumado y su caso se remitirá a Allah. Pero quien reincida... Esos son los compañeros del Fuego donde serán inmortales (275).
    Allah hace inútil la usura pero da incremento’ a lo que se da con generosidad; Allah no ama a ningún renegado, ni a ningún malvado (276).
    Quienes creen, practican las acciones de bien, establecen el salat y entregan el zakat, tendrán la recompensa que les corresponda junto a su Señor y no tendrán que temer ni se entristecerán (277).
    ¡Vosotros los qu-e creéis! Temed a Allah y renunciad a cualquier beneficio de usura que os quede, si sois creyentes (278).
    Y si no lo hacéis, sabed que Allah y Su Mensajero os han declarado la guerra. Pero si os volvéis atrás, conservaréis vuestro capital. Y no series injustos ni sufriréis injusticia (279).
    Y si está en dificultad, concededle un plazo de espera hasta un momento de desahogo, aunque es mejor para vosotros que renunciéis generosamente (280).
    Y temed el día en el que regreséis a Allali. Entonces cada uno recibirá lo que se haya ganado y nadie será objeto de injusticia (281).
    ¡Vosotros que creéis! Cuando tratéis entre vosotros un préstamo con plazo de devolución, ponedlo por escrito; y que esto lo haga, con equidad, uno de vosotros que sepa escribir. Que nadie que sepa, se niegue a hacerlo, escribiendo como Allah le enseñó. Y que le dicte el que contrae la deuda y lo haga con temor de Allah, su Señor, sin omitir nada de ello. Y si el que contrae la deuda fuera deficiente o débil, o no pudiera dictar, que dicte entonces su tutor con equidad. esticos a dos Y buscad como testigos hombres, pero si no los hubiera, entonces un hombre y dos mujeres Jeres cuyo testimonio os satisfaga, de manera que si una de ellas olvida, la otra se lo haga recordar. Que los testigos que sean solicitados no se nieguen a serlo y no os disguste escribirlo, sea poco o mucho, hasta el final. Esto es más justo ante Allah, más seguro como testimonio y más conveniente para que no tengáis duda. Queda fuera de esto cualquier transacción que hagáis en el acto, pues en ese caso, no hay objección si no lo ponéis por escrito. Procuraos testigos en vuestras transacciones y que no se presione a ningún escribano ni a ningún testigo, pues si lo hiciérais, sería una desviación por vuestra parte. Y temed a Allah, y Allah os enseñará. Allah es Conocedor de cada cosa (282).
    Si estáis de viaje y no encontráis quien escriba, quedáos entonces con una garantía. Y si a alguien le es confiado un depósito, que lo devuelva y que tema a Allah, su Señor. No ocultéis los testimonios. Quien los oculte... Es cierto que su corazón es malvado. Allah sabe lo que hacéis (283).
    De Allali es cuanto hay en. los cielos y en la tierra; tanto si manifestáis lo que hay en vosotros mismos como si lo ocultáis, Allah os pedirá cuentas de ello. Y perdonará a quien quiera y castigará a quien quiera. Allah es Poderoso sobre todas las cosas (284).
    El Mensajero cree en lo que se le ha hecho descender procedente de su Señor y los creyentes (con él).
    Todos creen en Allah, en Sus ángeles, en Sus libros y en Sus "No mensajeros: aceptamos a unos mensajeros y negamos a otros". Y dicen: Oímos y obedecemos, (danos).
    Tu perdón Señor nuestro, y hacia Ti es el retorno (285).
    Allah no impone a nadie sino en la medida de su capacidad, tendrá a su favor lo que haya obtenido y en su contra lo que se haya buscado. ¡Señor nuestro! No nos tomes en cuenta si olvidamos o erramos. ¡Señor nuestro! No pongas sobre nosotros un peso similar al que pusiste sobre los que nos precedieron. ¡Señor nuestro! No nos hagas llevar lo que no podamos soportar. Bórranos las faltas, perdónanos y ten compasión de nosotros. Tú eres nuestro Dueño, auxílianos contra la gente incrédula (286).

Comentarios

Trozos escogidos