• Virtudes del Corán


Sura La familia de ‘Imrán (Al ‘Imrán)
Jeque / Adel Alkalbaany

  • En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo
    Alif, Lam, Mim (1).
    Allah, no hay dios sino El, el Viviente, el Sustentador (2).
    Ha hecho que descienda sobre ti el Libro con la Verdad confirmando lo que ya había, al igual que hizo descender la Torá y el e1 Inyil (3).
    ... anteriormente, como guía para los hombres. Y ha hecho descender el Discernimiento. Es cierto que los que niegan los signos de Allah tendrán un fuerte castigo. Allah es Irresistible, Dueño de venganza (4).
    No hay nada, ni en la tierra ni en el cielo, que se esconda a Allah (5).
    El es Quien os forma en las matrices como quiere. No hay dios sino El, el Poderoso, el Sabio (6).
    El es Quien ha hecho descender sobre ti el Libro, en el que hay signos recisos que son la madre del Libro y otros ambiguos. Los que tienen una desviación en el corazón siguen lo ambiguo, con ánimo de discordia y con pretensión de interpretarlo, pero su interpretación sólo Allah la conoce. Y los arraigados en el conocimiento dicen: Creemos en él, todo procede de nuestro Señor. Pero sólo recapacitan los que saben reconocer lo esencial (7).
    ¡Señor nuestro! No desvíes nuestros corazones después de habernos guiado y concédenos misericordia procedente de Ti, ciertamente Tú eres el Dador Generoso (8).
    ¡Señor nuestro! Es verdad que vas a reunir a los hombres en un día sobre el que no hay duda. Allah no falta a la promesa (9).
    Es cierto que a los que se niegan a creer, de nada les servirán sus riquezas y sus hijos ante Allah; son combustible del Fuego (10).
    Tal y como ocurió con la familia de Fir`aún y con quienes les precedieron: Negaron la verdad de Nuestros signos y Allah los agarró a causa de sus transgresiones. Allah es Fuerte castigando (11).
    Di a quienes se niegan a creer: Seréis vencidos y reunidos (para ser llevados).
    a Yahannam. iQué mal lecho!(12).
    Hubo un signo para vosotros en los dos ejércitos que se enfrentaron. Unos combatían en el camino de Allah y a ojos de los otros, que eran incrédulos, les parecieron el doble que ellos. Allah ayuda con Su auxilio a quien quiere. Y ciertamente esto encierra una enseñanza para los que pueden ver (13).
    A los hombres se les ha embellecido el amor por todo lo deseable: las mujeres, los hijos, la acumulación de caudales de oro y plata, los caballos de raza, los animales de rebaño y las tierras de labor. Ese es el disfrute de la vida de este mundo, pero Allah tiene junto a Sí el lugar de retorno más hermoso (14).
    Di: ¿Queréis saber algo mejor que eso? Quien tenga temor (de Allah).
    , tendrá junto a su Señor jardines por los que corren los ríos; allí serán inmortales, tendrán esposas puras y complacencia de Allah. Allah ve a los siervos (15).
    Los que dicen: iSeñor nuestro! Creemos, perdónanos las faltas y presérvanos del castigo del Fuego(16).
    Los pacientes, los veraces, los que se entregan a la obediencia, los que dan y los que piden perdón en.- el tiempo anterior al alba (17).
    Allah atestigua que no hay dios sino El, así como los ángeles y los dotados de conocimiento, rigiendo (Su creación).
    con equidad. No hay dios sino El, el Inigualable, el Sabio (18).
    Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam. Los que recibieron el Libro no discreparon sino después de haberles llegado el conocimiento, por envidias entre ellos. Y quien niega los signos de Allah... Cierto es que Allah es Rápido en la cuenta (19).
    Si te cuestionan, di: He sometido mi rostro a Allah, al igual que los que me siguen. Diles a los que recibieron el Libro y a los ignorantes: ¿No os someteréis? Si se someten habrán sido guiados, pero si se apartan... La verdad es que a ti sólo te incumbe la transmisión. Allah ve a los siervos (20).
    Realmente los que niegan los signos de Allah y matan a los profetas sin derecho alguno y matan a quienes ordenan la equidad entre los hombres... Anúnciales un castigo doloroso (21).
    Esos son aquéllos cuyas acciones serán inútiles en esta vida y en la Ultima; y no tendrán quien les auxilie (22).
    ¿No has visto cómo los que recibieron una parte del Libro recurren al libro de Allah para que sirva de juicio entre ellos y cómo luego hay un grupo que da la espalda y se d esentiende? ( 23).
    Eso es porque dicen: El Fuego no nos tocará sino días contados. Lo que habían inventado les ha falseado su práctica de Adoración (24).
    ¿Y qué ocurrirá cuando un día, sobre el que no cabe duda, los reunamos y. a cada uno se le pague por lo que se haya ganado sin que se le trate injustamente? (25).
    Di: iAllah, Rey de la Soberanía! Das el Dominio a quien quieres y se lo quitas a quien quieres. Y das poder a quien quieres y humillas a quien quieres. Tienes el bien en Tu mano. Realmente eres Poderoso sobre todas las cosas (26).
    Haces que la noche entre en el día y que el día entre en la noche. Haces salir lo vivo de lo muerto y lo muerto de lo vivo; y provees a quien quieres sin limitación (27).
    Que los creyentes no tomen por amigos a los incrédulos en vez de a los que creen. Quien lo haga... no tendrá nada que ver con Allah. A menos que sea para guardarós de ellos. Allah os advierte que tengáis cuidado con El. Y a Allah habéis de volver (28).
    Di: Tanto si escondéis lo que hay en vuestros pechos como si lo mostráis, Allah lo sabe. Y conoce lo que hay en los cielos y en la tierra. Allah es Poderoso sobre todas las cosas (29).
    El día en que cada uno encuentre ante sí el bien y el mal que haya hecho, deseará que de éste último, le separe una gran distancia. Allah os advierte que tengáis cuidado con El. Allah es Clemente y Misericordioso con los siervos(30).
    Di: Si amáis a All1ah, seguidme, que Allah os amará y perdonará vuestras faltas. Allah es Perdonador y Compasivo (31).
    Di: Obedeced a Allah y al Mensajero pero si os apartáis... Ciertamente Allah no ama a los que reniegan (32).
    Allah eligió a Adam, a Nuh, a la familia de Ibrahim y a la familia de `Imrán por encima de los mundos (33).
    (Los eligió).
    generación tras generación. Allah es Oyente y Conocedor (34).
    Cuando dijo la mujer de `Imrán: ¡Señor mío! Hago la promesa de ofrecerte lo que hay en mi vientre, para que se dedique exclusivamente a Tu servicio, libre de las obligaciones del mundo. Acéptalo de mi; verdaderamente Tú eres Quien oye y Quien sabe (35).
    Y una vez hubo parido dijo: ¡Señor mío! He dado a luz una hembra —y bien sabía Allah lo que había parido— y no es el varón como la hembra. La he llamado Maryam: A ella y a su descendencia los refugio en Ti del Shaytán lapidado (36).
    Su Señor la aceptó con buena acogida, hizo que se criara bien y la confió a Zakariyya. Cada vez que Zakariyya la visitaba en su lugar de oración, encontraba junto a ella provisión. Decía: ¡Maryam! ¿Cómo es que tienes esto? Decía ella: Esto procede de Allah, es cierto que Allah provee a quien quiere sin limitación (37).
    Entonces Zakariyya suplicó a su Señor y dijo: ¡Señor mío! Concédeme una buena descendencia procedente de Ti; realmente Tú eres el que atiende las súplicas (38).
    Y los ángeles lo llamaron mientras permanecía en pie rezando en el lugar de oración: Allah te anuncia la buena noticia . (del nacimiento).
    de Yahya, que será confirmador de una palabra de Allah, señor, casto, y de entre los justos, profeta (39).
    Dijo: ¡Señor mío! ¿Cómo es que voy a tener un hijo si he alcanzado ya la vejez y mi mujer es estéril? Dijo: Así es, Allah hace lo que quiere (40).
    Dijo: ¡Señor mío! Dame una señal. Dijo: Tu señal será que, durante tres días, no podrás hablar a la gente excepto por señas. Invoca mucho a tu Señor y ora mañana y tarde (41).
    Y cuando dijeron los ángeles: ¡Maryam! Allah te ha elegido, te ha purificado y te ha escogido entre todas las mujeres de la creación (42).
    ¡Maryam! Dedícate por entero al servicio de tu Señor y póstrate e inclínate con los que se inclinan (43).
    Estas son noticias del No-visto que te inspiramos. Tú no estabas con ellos cuando echaron a suertes con sus flechas para saber cuál de ellos sería el tutor de Maryam, ni estabas allí cuando discutieron (44).
    Cuando dijeron los ángeles: ¡Maryam! Allah te anuncia una palabra procedente de El cuyo nombre será el Ungido, `Isa hijo de Maryam; tendrá un alto rango en esta vida y en la Ultima; y será de los que tengan proximidad (45).
    En la cuna y siendo un hombre maduro, hablará a la gente y será de los justos (46).
    Dijo: ¡Señor mío! ¿Cómo voy a tener un hijo si ningún hombre me ha tocado? Dijo: Así será, Allah crea lo que quiere; cuando decide un asunto le basta decir: ¡Sé! Y es (47).
    Y le enseñará la Escritura y la Sabiduría, la Torá y el Inyil (48).
    Y será un mensajero para los hijos de Israel (y les dirá).
    : He venido a vosotros con un signo de vuestro Señor. Voy a crear para vosotros, a partir del barro, algo con forma de ave. Soplaré en ello y será un ave con permiso de Allah. Y sanaré al ciego y al leproso y daré vida a los muertos con permiso de Allah y os diré (sin verlo).
    lo que coméis y lo que guardáis en vuestras casas. Y, si sois creyentes, en ello tenéis un signo (49).
    Soy un confirmador de lo que había antes de mí en la Torá y os haré lícito parte de lo que se os prohibió. He venido a vosotros con un signo de vuestro Señor, así pues, temed a Allah y obedecedle (50).
    Allah es mi Señor y el vuestro, ¡Adoradle! Esto es un camino recto (51).
    Y cuando Isa notó rechazo en ellos, dijo: ¿Quién defenderá conmigo la causa de Allah? Entonces dijeron los más íntimos de los discípulos: Nosotros somos los defensores de Allah, en Allah creemos; da testimonio de que estamos sometidos (52).
    ¡Señor nuestro! Creemos en lo que has hecho descender y seguimos al mensajero, incluye nuestro nombre entre los que dan testimonio (53).
    Y maquinaron, pero Allah también maquinó y Allah es el que mejor maquina (54).
    Cuando dijo Allah: ¡`Isa! Voy a llevarte y a elevarte hacia Mí y voy a poner tu pureza a salvo de los que no creen. Hasta el Día del Levantamiento consideraré a los que te hayan seguido por encima de los que se hayan negado a creer, luego volveréis a Mí y juzgaré entre vosotros sobre aquello en lo que discrepábais (55).
    Y a los que no creen, los castigaré con un severo castigo en esta vida y en la Ultima. No tendrán quien les auxilie (56).
    Pero a quienes creen y practican las acciones de bien, los recompensaremos cumplidamente.. Allah no ama a los injustos (57).
    Esto te lo contamos como parte de los signos y del Recuerdo Sabio (58).
    Verdaderamente Isa, ante Allah, es como Adam. Lo creó de tierra y luego le dijo: iSé! Y fue (59).
    (Esto es).
    la verdad procedente de tu Señor, no seas de los que dudan (60).
    Y a quien, después del conocimiento que te ha venido, te discuta sobre él, dile: Venid, llamemos a nuestros hijos y a los vuestros, a nuestras mujeres y a las vuestras y llamémonos a nosotros todos y luego pidamos y hagamos que la maldición de Allah caiga sobre los mentirosos (61).
    Ciertamente esta es la verdadera historia y no hay dios sino Allah. Y en verdad que Allah es el Inigualable, el Sabio (62).
    Y si vuelven la espalda... Es cierto que Allah conoce a los corruptores (63).
    Di : iGente del Libro! Venid a una palabra común para todos: Adoremos únicamente a Allah, sin asociarle nada y no nos tomemos unos a otros por señores en vez de Allah. Y si vuelven la espalda, decid: iSed testigos de que somos musulmanes! (64).
    Di: iGente del Libro! ¿Por qué disputáis sobre Ibrahim, si la Torá .y el Inyil no se hicieron descender sino después de él? ¿Es que no razonaréis? (65).
    Y estáis disputando sobre lo que no sabéis. ¿Por qué disputáis sobre aquello lo que no tenéis conocimiento? Allah sabe y vosotros no sabéis (66).
    Ibrahim no era ni judío ni cristiano, sino hanif y musulmán. Y no uno de los asociadores (67).
    En verdad los más dignos de (llamar suyo a).
    Ibrahim, son los que le siguieron, este Profeta y los que creen. Y Allah es Protector de los creyentes (68).
    Hay algunos de la gente del Libro que quisieran extraviaros, pero sólo se extravían a sí mismos sin darse cuenta (69).
    i Gente del Libro! ¿Por qué negáis los signos de Allah si sois testigos de ellos? (70).
    iGente del Libro! ¿Por qué disfrazáis la verdad de falsedad y ocultáis la verdad a sabiendas? (71).
    Una parte de la gente del Libro dijo: Creed en lo que se les ha hecho descender a los que creen sólo al principio del día, pero dejad de creer en ello al final; puede que así desistan (72).
    Y no creáis en nadie que no siga vuestra misma forma de Adoración —Di: La guía de Allah es la Guía— ni creáis que se le pueda dar a nadie lo que se os ha dado a vosotros, ni que pueda tener pruebas contra vosotros ante, vuestro Señor. Di: El favor está en manos de Allah, y El lo da a quien quiere. Allah es Espléndido y Conocedor (73).
    Distingue con Su misericordia a quien quiere; Allah es Poseedor del favor inmenso (74).
    De la gente del Libro hay algunos que si les confías una gran cantidad de dinero, te la devuelven, pero hay otros que aunque les confíes un dinar, sólo te lo devuelven después de pedírselo con insistencia. Eso es porque ellos han dicho: No hay medio de ir contra nosotros por lo que hagamos con los ignorantes, diciendo una mentira contra Allah a pesar de que. Saben (75).
    iMuy al contrario! Quien cumple su compromiso y es temeroso... Allah ama a los que Le temen (76).
    La verdad es que los que venden el pacto de Allah y sus juramentos a bajo precio, no tendrán parte en la Ultima Vida. Allah no les hablará ni los mirará el Día del Levantamiento ni los purificará: Tienen un castigo doloroso (77).
    Y hay una parte de ellos que tergiversan el Libro con ’sus lenguas, para que creáis que lo que recitan es parte de él. Pero no es parte del Libro. Dicen : Esto viene de Allah; pero no es cierto que venga de Allah. Dicen una mentira contra Allah, a sabiendas (78).
    No cabe en un ser humano a quien Allah le ha dado el Libro, la Sabiduría y la Profecía, que diga a los hombres: Sed siervos míos en vez de siervos de Allah; sino más bien: Sed maestros, puesto que conocéis el Libro y lo habéis estudiado (79).
    Y no os ordena que toméis a los ángeles y a los profetas como señores. ¿Os iba a ordenar la incredulidad después de haber sido musulmanes? (80).
    Y (ten presente).
    el compromiso que Allah pidió a los profetas: Os damos parte de un Libro y de una Sabiduría, luego vendrá a vosotros un mensajero que confirmará lo que tenéis; en él habréis de creer y le habréis de ayudar. Dijo: ¿Estáis de acuerdo y aceptáis, en estos términos, Mi pacto? Dijeron: Estamos de acuerdo. Dijo: Dad testimonio, que Yo atestiguo con vosotros (81).
    Quien dé la espalda después de eso... Esos son los que se salen del camino (82).
    ¿Acaso desearéis algo distinto a la práctica de Adoración aceptada por Allah, cuando todos los que están en los cielos y en la tierra están sometidos a El, de grado o por fuerza, y a El tenéis que volver? (83).
    Di: Creemos en Allah y en lo que se ha hecho descender para nosotros y en lo que se hizo descender sobre Ibrahim, Isma’il, Ishaq, Ya`qub y las Tribus, así como lo que le fue dado a Musa, a "Isa y a los profetas, procedente de su Señor; no excluimos a unos y aceptamos a otros y a El estamos sometidos (84).
    Y quien desee otra práctica de Adoración que no sea el Islam, no le será aceptada y en la Ultima Vida será de los perdedores (85).
    ¿Córrio guiará Allah a unos que después de haber creído y de haber atestiguado la verdad del Mensajero y después de haberles llegado las pruebas claras han renegado? Allah no guía a las gentes injustas (86).
    La recompensa de éstos será que la maldición de Allah, la de los ángeles y la de todos los hombres, caerá sobre ellos (87).
    Inmortales en ello, no se les aliviará el castigo ni se les aplazará (88).
    Salvo aquellos que se vuelvan atrás arrepentidos y se corrijan, pues es verdad que Allah es Perdonador, Compasivo (89).
    Ciertamente a los que han renegado después de haber crelílo y luego han persistido aumentando su incredulidad, no se les aceptará el arrepentimiento. Ellos son los extraviados (90).
    El que se niegue a creer y muera siendo incrédulo no se le aceptará ningún rescate; aunque diera todo el oro que cabe en la tierra. Esos tendrán un castigo doloroso y no habrá quien les auxilie (91).
    No alcanzaréis la virtud, hasta que no deis de lo que amáis. Y cualquier cosa que deis, Allah la conoce (92).
    Antes de que se hiciera descender la Torá, todos los alimentos eran lícitos para los hijos de Israel salvo los que el propio Israel se prohibió a sí mismo. Di: ¡Si es verdad lo que decís, traed la Torá y recitadla! (93).
    El que invente la mentira contra Allah después de eso.. Esos son los injustos (94).
    Di: Allah ha dicho la verdad, seguid pues la religión de Ibrahim, que era hanif y no de los que asocian (95).
    Es cierto que la primera casas que fue erigida para los hombres fue la de Bakka, bendita y guía para todos los mundos (96).
    En ella hay signos claros: La estación de Ibrahim; quien entre en ella, estará a salvo. Los hombres tienen la obligación con Allah de peregrinar a la Casa, si encuentran medio de hacerlo. Y quien se niegue... Ciertamente Allah es Rico con respecto a todas las criaturas (97).
    Di: ¡Gente del . Libro! ¿Por qué negáis los signos de Allah cuando Allah es Testigo de lo que hacéis? (98).
    Di: ¡Gente del Libro! ¿Por qué desviáis de la senda de Allah a quien cree y deseáis que sea tortuosa cuando vosotros mismos sois testigos (de su verdad)?.
    Allah no está descuidado de lo que hacéis (99).
    i Vosotros que creéis! Si obedecéis a algunos de los que recibieron el Libro, conseguirán haceros caer en la incredulidad después de que habéis creído (100).
    ¿Y cómo es que os negáis a creer, cuando se os recitan los signos de Allah y tenéis entre vosotros a Su Mensajero? Quien se aferre a Allah, será guiado a un camino recto (101).
    i Vosotros que creéis! Temed a Allah como debe ser temido y no muráis sin estar sometidos (102).
    Y aferráos todos juntos a la cuerda de Allah y no os separéis; y recordad el favor que Allah ha tenido con vosotros cuando, habiendo sido enemigos, ha unido vuestros corazones y por Su gracia os habéis convertido en hermanos. Estábais al borde de caer en el Fuego y os salvó de ello. Así os aclara Allah Sus signos. Ojalá os guiéis (103).
    Para que de vosotros surja una comunidad que llame al bien, ordene lo reconocido e impida lo reprobable. Esos son los que cosecharán el éxito (104).
    Y no seáis como aquéllos que se dividieron y cayeron en discordia, cuando ya les habían llegado las pruebas claras. Esos tendrán un inmenso castigo (105).
    El día en que unos rostros se vuelvan blancos y otros negros. Aquéllos cuyos rostros se ennegrezcan... iRenegásteis después de haber creído, gustad pues el castigo porque no creísteis! (106).
    Aquellos cuyos rostros se vuelvan blancos, estarán en la Misericordia de Allah, en ella serán inmortales (107).
    Esos son los signos de Allah que te recitamos con la verdad y Allah no quiere la injusticia para las criaturas (108).
    A Allah pertenece cuanto hay en los cielos y en la tierra y a Allah se remiten los asuntos (109).
    Sois la mejor comunidad que ha surgido en bien de los hombres. Ordenáis lo reconocido, impedís lo reprobable y creéis en Allah. Y a la gente del Libro más les valdría creer. Los hay creyentes, pero la mayoría se han salido del camino (110).
    No os harán ningún daño aparte de alguna molestia, y si combaten contra vosotros, volverán la espalda ante vuestra presencia. Y luego no se les prestará auxilio (111).
    Donde quiera que se encuentren tendrán que soportar la humillación, a menos que hayan hecho algún pacto con Allah o con los hombres. Sc ganaron la ira de Allah y se les impuso el yugo de la mezquindad. Porque negaron los signos de Allah y mataron a los profetas sin razón; y porque desobedecieron y fueron transgresores (112).
    No todos los de la gente del Libro son iguales, los hay que forman una comunidad recta: recitan los signos de Allah durante la noche y se postran (113).
    Creen en Allah y en el Ultimo Día, ordenan lo reconocido e impiden lo reprobable y compiten en las acciones de bien. Esos son de los justos (114).
    Y el bien que hagáis... No se os negará. Allah conoce a los que Le temen (115).
    Y realmente a los que se niegan a creer, de nada les servirán frente a Allah ni sus obras ni sus hijos. Ellos son los compañeros del Fuego, en el que serán inmortales (116).
    Lo que gastan en la vida del mundo es como un viento helado que azota los campos de un pueblo injusto consigo mismo y los arrasa. Pero no es Allah quien es injusto con ellos, sino que son ellos los injustos consigo mismos (117).
    ¡Vosotros que creéis! No toméis por amigos de confianza a quienes no sean de los vuestros, porque no cejarán en el empeño de corromperos; desean vuestro mal. La ira asoma por sus bocas, pero lo que ocultan sus pechos es aún peor. Y si razonáis, ya se os han aclarado los signos... (118).
    ¿Pero cómo es que vosotros, que creéis en todos los libros revelados, los amáis mientras que ellos no os aman? Cuando se encuentran con vosotros dicen: Creemos. Pero cuando están a solas se muerden los dedos de rabia contra vosotros. Di: iMorid con vuestra rabia! Realmente Allah conoce lo que hay en los pechos (119).
    Si os llega un bien, les duele, y si os sobreviene un mal, se alegran por ello; pero si tenéis paciencia y sois temerosos, su intriga no os dañará en absoluto; es cierto que Allah rodea lo que hacen (120).
    Y cuando, a primera hora de la mañana, te ausentaste de tu familia para asignar a los creyentes sus puestos de combate... Y Allah es Oyente, Conocedor (121).
    Cuando dos grupos de los vuestros temieron flaquear y Allah era Su protector. Que en Allah se confíen los creyentes (122).
    Es cierto que Allah os ayudó en Badr, aunque estábais en inferioridad de condiciones. Así pues, temed a Allah y podréis ser agradecidos (123).
    Cuando dijiste a los creyentes: ¿No os basta con que vuestro Señor os haya fortalecido haciendo descender tres mil ángeles? (124).
    Y si tenéis paciencia y tenéis temor (de Allah).
    y vienen a vosotros de improviso, Allah os fortalecerá con cinco mil ángeles designados (125).
    Y no lo hizo Allah sino para que fuera una buena nueva para vosotros y para tranquilizar vuestros corazones. El auxilio sólo viene de Allah, el Irresistible, el Sabio (126).
    Y también para destruir a los que se habían negado a creer, o subyugarlos, y que quedaran defraudados (127).
    No es asunto tuyo si El se vuelve sobre ellos con Su perdón o si los castiga, pues ciertamente ellos son injustos (128).
    Y a Allah pertenece cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra. Perdona a quien quiere y castiga a quien quiere. Allah es Perdonador y Compasivo (129).
    i Vosotros que creéis! No os alimentéis de la usura, que se multiplica sin fin, y temed a Allah para que podáis tener éxito (130).
    Guardaos del Fuego que ha sido preparado para los incrédulos (131).
    Y obedeced a Allah y al Mensajero para que se os dé misericordia (132).
    Acudid prestos hacia un perdón de vuestro Señor: y a un Jardín preparado para los temerosos, cuyo ancho son los ciclos y la tierra (133).
    Esos que dan en los momentos de desahogo y en los de estrechez, refrenan la ira y perdonan a los hombres. Allah ama a los que hacen el bien (134).
    Aquéllos que cuando cometen una indecencia o son injustos consigo mismos, recuerdan a Allah y piden perdón por sus faltas —porque ¿quién perdona las faltas sino Allah?— y no reinciden en lo que hicieron después de saberlo (135).
    Esos tienen como recompensa un perdón de su Señor y jardines por los que corren los ríos. En ellos serán inmortales. iQué excelente recompensa para los que actúan! (136).
    Antes que vosotros ya se siguió otras veces un mismo modo de actuar; así pues, recorred la tierra y mirad cómo acabaron los que negaron la verdad (137).
    Esto es una claraciónara, los hombres y una guía y una advertencia para los que temen (a Allah).
    (138).
    No desfallezcáis ni os apenéis, porque, si sois creyentes, seréis superiores (139).
    Si sufrís una herida, ellos también sufrieron una herida similar. Así es como alternamos los días entre los hombres para que Allah sepa quiénes son los que creen y tome a algunos de entre vosotros para morir dando testimonio. Allah no ama a los injustos (140).
    Y para que Allah limpie las malas acciones de los que creen y aniquile a los que se niegan a creer (141).
    ¿O contáis acaso con entrar en el Jardín sin que Allah sepa quiénes de vosotros han luchado y quiénes son los pacientes? (142).
    Habíais deseado la muerte antes de tenerla enfrente, pero al verla os quedásteis mirando. (143).
    Pero Muhammad es sólo un mensajero antes del cual ya hubo otros mensajeros. Si muriese o lo mataran, ¿daríais la espalda? Quien da la espalda, no perjudicará a Allah en absoluto. Y Allah recompensará a los agradecidos (144).
    Nadie muere si no es con permiso de Allah, en un plazo escrito de antemano. Quien quiera la recompensa que ofrece esta vida se la daremos en parte, y quien quiera la recompensa de la Ultima se la daremos. Y recompensaremos a los agradecidos (145).
    ¡Cuántos profetas ha habido a cuyo lado murieron multitud de seguidores y no se desanimaron por lo que les afligía en el camino de Allah ni flaquearon ni buscaron descanso! Allah ama a los pacientes (146).
    Tan sólo dijeron: ¡Señor nuestro, perdónanos las faltas y que hayamos ido más allá de los límites en aquello que es de nuestra incumbencia; afirma nuestros pasos y auxílianos contra el pueblo incrédulo! (147).
    Y Allah les dió la recompensa de esta vida y la hermosa recompensa de la Ultima. Allah ama a los que hacen el bien (148).
    ¡Vosotros que creéis! Si obedecéis a los que no creen, harán que os volváis sobre vuestros pasos y os perderéis (149).
    Pero Allah es vuestro Señor, y El es el mejor de los que auxilian (150).
    Arrojaremos el terror en, los corazones de los que no creen por haber equiparado a Allah con aquello sobre lo que no se ha hecho descender ningún poder. Y su refugio será el Fuego. ¡Qué mala morada la de los injustos! (151).
    Ciertamente Allah fue sincero con vosotros en Su promesa cuando, con Su permiso, los estábais venciendo. Sin embargo, cuando Allah os hizo ver lo que amábais, entonces flaqueásteis, discutisteis las órdenes y desobedecisteis, pues entre vosotros hay quien quiere esta vida y hay quien quiere la Ultima. Y luego os apartó de ellos para probaros y os perdonó. Allah posee favor para los creyentes (152).
    Cuando, sin hacer caso de nadie, os alejábais huyendo y el Mensajero os llamaba desde atrás. Así os pagó la aflicción que habíais causado con otra aflicción. Para que no os entristecierais por lo que habíais perdido ni por lo que había sucedido. Allah conoce perfectamente lo que hacéis (153).
    Luego, tras_ la aflicción, hizo que descendiera seguridad sobre vosotros: Un sueño que envolvió a una parte de vosotros mientras los demás se preocupaban por sí mismos pensando de Allah, sin razón, como en los tiempos de la ignorancia. Decían: ¿Acaso hemos tenido algo que ver en la decisión? Di: En verdad, la decisión pertenece enteramente a Allah. Escondían en sus almas lo que no te mostraban. Decían: Si hubiéramos tenido parte en la decisión, no habría muerto ninguno de nosotros. Di: Aunque hubiérais estado en vuestras casas, la muerte habría sorprendido eh sus lechos a aquéllos para los que estaba escrita. Fue para que Allah probara lo que había en vuestros pechos y para que reconociera lo que había en vuestros corazones. Y Allah es Conocedor de lo que encierran los pechos (154).
    A los que de vosotros dieron la espalda el día en el que se encontraron las dos tropas... El Shaytán les hizo tropezar a causa de lo que ellos se habían buscado. Y en verdad que Allah os lo perdonó. Es cierto que Allah es Perdonador, Indulgente (155).
    ¡Vosotros que creéis! No seáis como aquéllos que renegaron y decían de sus hermanos cuando éstos salían de expedición por la tierra o hacían incursiones: Si se hubieran quedado con nosotros no habrían muerto ni los habrían matado. (Lo decían).
    y Allah hacía de ello una angustia para sus corazones. Allah da la vida y da la muerte. Allah ve lo que hacéis (156).
    Y si os matan en el camino de Allah o morís... El perdón de Allah y Su misericordia es mejor que lo que vosotros atesoráis (157).
    Si morís u os matan... Tened por cierto que seréis reunidos para volver a Allah (158).
    Por una misericordia de Allah, fuiste suave con ellos; si hubieras sido áspero, de corazón duro, se habrían alejado de tu alrededor. Así pues, perdónalos, pide perdón por ellos y consúltales en las decisiones, y cuando hayas decidido confíate a Allah. Es verdad que Allah ama a los que ponen su confianza en El (159).
    Si Allah os ayuda... no habrá quien pueda con vosotros, pero si os abandona... ¿Quién sino El os ayudará? En Allah se confían los creyentes (160).
    Un profeta no puede cometer fraude. Quien defraude se presentará el Día del Levantamiento cargando con lo que defraudó; luego a cada uno se le pagará cumplidamente lo que se haya ganado y no serán tratados injustamente (161).
    ¿Acaso quien busca lo que satisface a Allah es como el que incurre en la ira de Allah y tiene por morada Yahannam? iQué mal lugar de retorno! (162).
    Tienen (diferentes).
    grados ante a Allah. Allah ve lo que hacen (163).
    Realmente Allah ha concedido una gracia a los creyentes al enviarles un Mensajero salido de ellos mismos que les recita Sus signos, los purifica y les enseña el Libro y la Sabiduría; ya que antes estaban en un extravío evidente (164).
    ¿Por qué cuando os sobrevino un revés, a pesar de que vosotros habíais causado el doble, dijisteis: ¿A qué se debe esto? Se debe a vosotros mismos; ciertamente Allah tiene poder sobre todas las cosas (165).
    Y todo lo que os sobrevino el día en que se encontraron las dos tropas fue con permiso de Allah, para que El supiera quiénes eran los creyentes (166).
    y supiera quiénes eran hipócritas. Se les. dijo: Venid a combatir en el camino de Allah o a defender; dijeron: Si supiéramos combatir, . de verdad que os seguiríamos. Ese día estuvieron más cerca de la incredulidad que de la creencia, pues decían con la lengua lo que no estaba en sus corazones. Y Allah sabe mejor lo que ocultaban (167).
    Ellos son los que, habiéndose quedado sin hacer nada, dijeron a sus hermanos: Si nos hubieran hecho caso no les habrían matado. Di: Si es verdad lo que decís, haceros inmunes a la muerte (168).
    Y no déis por muertos a los que han sido matados en el camino de Allah; están vivos y reciben provisión junto .a su Señor (169).
    Contentos por lo que Allah les ha dado de Su favor y regocijándose por aquéllos que habrán de venir después y que aún no se les han unido, porque ésos no tendrán que temer ni se entristecerán (170).
    Regocijándose por una gracia de Allah y un favor, y porque Allah no deja que se pierda la recompensa de los creyentes (171).
    Los que respondieron a Allah y al Mensajero, a pesar de las heridas que sufrían, si hicieron el bien y se guardaron, tienen una enorme recompensa (172).
    Aquéllos a los que dijo la gente: Los hombres se han reunido contra vosotros, tenedles miedo. Pero esto no hizo sino darles más fe y dijeron: iAllah es Suficiente para nosotros, qué excelente Guardián! (173).
    Y regresaron con una gracia de Allah y favor, ningún mal les había tocado. Siguieron lo que complace a Allah y Allah es Dueño de un favor inmenso (174).
    Así es con vosotros el Shaytán, os atemoriza con sus amigos. Pero, si sois creyentes, no les temáis a ellos, temedme a Mí (175).
    Y que no te entristezcan los que se precipitan a la incredulidad; ellos no perjudicarán a Allah en absoluto. Allah quiere que no tengan parte en la Ultima Vida. Tendrán un castigo inmenso (176).
    Aquéllos que adquirieron la incredulidad a cambio de la Creencia no perjudicarán a Allah en absoluto y tendrán un castigo doloroso (177).
    Que no piensen los que se niegan a creer, que el hecho de que les prolonguemos la vida es un bien para sus almas. Les concedemos este plazo para que aumenten en delito. Tendrán un castigo envilecedor (178).
    Allah no va a dejar a los creyentes tal y como estáis, hasta que no distinga al malo del bueno; y Allah no os va a revelar el No-Visto. Sin embargo Allah elige de entre Sus mensajeros a quien quiere. Así pues, creed en Allah y en Sus mensajeros. Y si creéis y sois temerosos, tendréis una inmensa recompensa (179).
    Que aquéllos que retienen con avaricia el favor que Allah les ha concedido no piensen que eso es bueno para ellos; porque, por el contrario, es un mal. Todo lo que escatimaron lo tendrán alrededor del cuello el Día del Levantamiento. Y la herencia de los cielos y la tierra pertenece a Allah. Allah conoce lo más recóndito de vuestras acciones (180).
    Y así fue como Allah oyó 14. palabra de quienes dijeron: Allah es pobre y nosotros somos ricos. Escribiremos lo que dijeron y que mataron a los profetas sin razón, y diremos: ¡Gustad el castigo del hariq! (181).
    Eso (será).
    por lo que sus manos hayan presentado y porque Allah no es en absoluto injusto con los siervos (182).
    (Son).
    los que dijeron: Allah pactó con nosotros que no creyéramos en ningún mensajero hasta que no nos trajera una ofrenda que el fuego consumiera. Di: Antes de mí ya vinieron a vosotros mensajeros con las pruebas evidentes y con lo que habéis dicho. Si decís la verdad, ¿Por qué entonces los matásteis? (183).
    Y si dicen que mientes... Ya dijeron lo mismo de mensajeros anteriores a ti que habían venido con las pruebas evidentes, las Escrituras y el Libro luminoso (184).
    Toda alma probará la muerte. Y el Día del Levantamiento se os pagará cumplidamente la retribución que os corresponda. Quien sea alejado del Fuegó e introducido en el Jardín, habrá triunfado. La vida de este mundo no es sino el disfrute engañoso de lo que se acaba (185).
    Seréis puestos a prueba en lo que afecta a vuestras riquezas y personas. Y por cierto que oiréis mucho mal por parte de los que recibieron el Libro antes que vosotros y por parte de los asociadores; pero si sois pacientes y teméis (a Allah).
    , eso es parte de las cosas para las que se requiere determinación (186).
    Y cuando Allah exigió el Compromiso a los que habían recibido el Libro : "Lo explicaréis claramente a los hombres y no lo ocultaréis"; pero ellos le dieron la espalda y lo vendieron a bajo precio. ¡Qué malo es lo que adquirieron! (187).
    No pienses que los que se regocijan por lo que han hecho y les gusta que se les alabe por lo que no han hecho, están a salvo del castigo, porque no lo están. Tendrán un castigo doloroso (188).
    De Allah es la soberanía de los cielos y la tierra y Allah tiene poder sobre todas las cosas (189).
    Es cierto que en la creación de los cielos y la tierra y en la sucesión del día y la noche, hay signos para los que saben reconocer la esencia de las cosas (190).
    Los que recuerdan a Allah de pie, sentados y acostados y reflexionan,’ sobre la creación de los cielos y la tierra: ¡Señor nuestro, no creaste todo esto en vano! ¡Gloria a Ti, presérvanos del castigo del Fuego! (191).
    ¡Señor nuestro! Es cierto que a quien pongas en el Fuego lo habrás degradado. Y no hay quien auxilie a los injustos (192).
    ¡Señor nuestro! Hemos oído a alguien que llamaba a creer: ¡Creed en vuestro Señor! Y hemos creído. ¡Señor nuestro! Perdónanos nuestras faltas, cubre nuestras malas acciones y llévanos, al morir, en compañía de los justos (193).
    ¡Señor nuestro! Danos lo que nos has prometido con Tus mensajeros y no nos desprecies el Día del Levantamiento; es cierto que Tú no faltas a lo prometido (194).
    Y su Señor les responde: No dejaré que se pierda lo que haya hecho ninguno de vosotros, sea varón o hembra. Unos procedéis de otros. Y a quienes emigraron, tuvieron que dejar sus casas, fueron perjudicados en Mi camino, combatieron y fueron matados, les cubriré sus malas acciones y los pondré en jardines por cuyo . suelo corren los ríos como recompensa de parte de Allah. Y Allah tiene junto a Sí la "hermosa recompensa" (195).
    Que no te llame a engaño la libertad de movimientos por el país/de los que no creen (196).
    Es un disfrute exiguo y luego su morada será Yahannam. iQué mal lecho! (197).
    Sin embargo los que teman a su Señor, tendrán jardines por cuyo suelo corren los ríos y en los que serán inmortales; como hospedaje que Allah les dará junto a El. Pero lo que hay junto Allah es mejor para los justos (198).
    Entre la gente del Libro hay quien cree en Allah, así como en lo que se os ha hecho descender y en lo que se les hizo descender a ellos, son humildes ante Allah y no venden los signos de Allah a bajo precio. Esos tendrán la recompensa que les corresponda ante su Señor; ciertamente Allah es Rápido en tomar cuenta de las acciones (199).
    ¡Vosotros que creéis! Sed pacientes, tened más aguante, manteneos firmes y temed a Allah para que podáis tener éxito (200).

Comentarios

Trozos escogidos