• Virtudes del Corán


Sura Las dunas (Al-Ahqáf)
Jeque / Adel Alkalbaany

  • En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo
    Ha, Mim (1).
    Descenso del Libro procedente de Allah, el Poderoso, el Sabio (2).
    No hemos creado los cielos y la tierra y lo que entre ambos hay, sinocon la verdad y por un tiempo determinado. Pero los que se niegan a creer se apartan de lo que se les advierte (3).
    Di: ¿Habéis visto lo que invocáis aparte de Allah? Mostradme qué parte de la tierra han creado o si tienen alguna participación en los cielos. Traedme un libro anterior a éste o vestigios de algún conocimiento, si es verdad lo que decís (4).
    ¿Y quién está más extraviado que aquél que invoca, fuera de Allah, a quien el Día del Levantamiento no le responderá y se desentenderá de su invocación? (5).
    Cuando los hombres sean reunidos, ellos serán sus enemigos y renegarán de la adoración de la que fueron objeto por su parte (6).
    Y cuando se les recitan Nuestro signos claros, dicen los que se niegan a creer de la verdad que les llega: Esto es magia evidente (7).
    O dicen: Lo ha inventado. Di: Si lo hubiera inventado nada podríais hacer por mí ante Allah. El sabe mejor lo que difundís sobre ello, El basta como Testigo entre vosotros y yo; y El es el Perdonador, el Compasivo (8).
    Di: No soy una novedad entre los mensajeros y no sé lo que será de mí ni lo que será de vosotros, sólo sigo lo que se me ha inspirado y no soy sino/un advertidor explícito (9).
    Di: ¿Y si yo os digo que viene de junto a Allah, y vosotros no habéis querido creer, a pesar de que uno de los hijos de Israel lo ha atestiguado tal y como es y ha creído, mientras vosotros os llenábais de soberbia?.Es cierto que Allah no guía a la gente injusta (10).
    Y dicen los que se han negado a creer, de los que han creído: Si fuera un bien no se nos habrían adelantado en ello. Y como no han sido guiados, dicen: Esto es una vieja patraña (11).
    Antes de él, fue el libro de Musa, dirección y misericordia. Y éste es un libro que es una confirmación en lengua árabe, para que adviertas a los que son injustos; y con buenas noticias para los. que hacen el bien (12).
    Los que dicen: Nuestro Señor es Allah y luego se conducen con rectitud, no tendrán qué temer ni se entristecerán (13).
    Esos son los compañeros del Jardín donde serán inmortales como recompensa por lo que hicieron (14).
    Y le hemos encomendado al hombre que haga el bien a sus padres. Su madre lo llevó en el vientre con fatiga, y con fatiga lo parió, durando su’ embarazo y la lactancia treinta meses. Y al alcanzar la madurez, tras haber llegado a los cuarenta años, dice: ¡Señor mío! Infunde en mí que te agradezca el beneficio con el que me has favorecido a mí y a mis padres y que lleve a cabo buenas acciones que sean de Tu agrado; y haz mi descendencia recta. En verdad a Ti me vuelvo y soy de los sometidos (15).
    Esos son a los que se les aceptará lo mejor que hayan hecho y se les pasarán por alto las malas acciones que hayan cometido; junto a los compañeros del Jardín. Promesa verídica que se les ha hecho (16).
    Y el que le dijo a sus padres: ¡Uf! ¿Acaso me prometéis que se me hará salir de la tumba cuando pasaron antes de mí otras generaciones? Y ellos pedían auxilio a Allah: ¡Ay de ti! Cree, que la promesa de Allah es cierta. El decía: ¿Qué es todo esto sino leyendas de los antiguos? (17).
    Esos son aquéllos contra los que se hará realidad la Palabra, sumándose así a las comunidades de hombres y genios que hubo antes que ellos. Realmente estaban perdidos (18).
    Cada uno tiene un grado que le viene de sus acciones. Y para pagarles como corresponde sus obras sin que sedes haga injusticia (19).
    El día en que los que se negaron a creer sean expuestos al Fuego: Halléis consumido las cosas buenas que tuvisteis en vuestra vida de aquí y os. habéis contentado con ésta; así pues, hoy se os pagará con el castigo degradante por haberos llenado de soberbia, sin verdad, en la tierra y por haberos descarriado (20).
    Y recuerda al hermano de los Ad, cuando advirtió a su gente en las dunas. Antes de él ya habían venido advertidores, como lo harían después: No adoréis sino a Allah, temo por vosotros el castigo de un día grave (21).
    Dijeron: ¿Has venido a nosotros para apartarnos de nuestros dioses? Tráenos aquello con lo que nos amenazas si eres de los que dicen la verdad (22).
    Dijo: Realmente el conocimiento sólo está junto a Allah, yo no hago sino haceros llegar aquello con lo que he sido enviado; sin embargo os veo gente ignorante (23).
    Y cuando lo vieron como una nube frente a sus valles, dijeron: Esta es la nube que nos trae lluvia. Pero no, es aquello cuya venida estábais urgiendo: Un viento que encierra un doloroso castigo (24).
    Lo arrasó todo por mandato de su Señor; y amanecieron, y sólo podían verse sus moradas. Así es como recompensamos a la gente que hace el mal (25).
    Les habíamos dado una posición que no os hemos dado a vosotros y les habíamos dado oído, vista y corazón; pero ni su oído, ni su vista ni su corazón les sirvieron de nada cuando negaron los signos de Allah, y aquello de lo que se habían burlado los rodeó (26).
    Y es cierto que hemos destruido las ciudades de vuestro alrededor y hemos explicado repetidamente los signos para que pudieran volverse atrás (27).
    Pero, ¿por qué no les auxiliaron ésos que ellos habían tomado como objeto de adoración y dioses, fuera de Allah? Ni siquiera pudieron encontrarlos. Y así fue su mentira y lo que habían inventado (28).
    Y cuando te enviamos a un pequeño grupo de genios para que escucharan el Corán y al llegar ante él se dijeron: ¡Callad! Y cuando acabó, se volvieron a su gente para advertirles (29).
    Dijeron: ¡Pueblo nuestro! Hemos oído un Libro que ha descendido después de Musa, que confirma lo que había antes de él y guía a la verdad y a un camino recto (30).
    !Pueblo nuestro! Responded al que llama hacia a Allah y creed en él. El os perdonará vuestras faltas y os preservará de un doloroso castigo (31).
    Y quien no respoda al que llama hacia a Allah...No tendrá forma de escapar en la tierra y fuera de El no tendrá quien lo proteja. Esos están en un extravío evidente (32).
    ¿Acaso no han visto que Allah, que creó los cielos y la tierra y no está fatigado por haberlos creado, tiene el poder de dar la vida a los muertos? Sí, El tiene poder sobre todas las cosas (33).
    Y el día en que los que se negaron a creer sean expuestos al Fuego... ¿Acaso no es esto verdad? Dirán: Sí, por nuestro Señor. Dirá: Gustad pues el castigo por haberos negado a creer (34).
    Así pues, ten paciencia, como la tuvieron los mensajeros dotados de resolución. No pidas que se les apresure. El día en que vean lo que se les prometió, será como si sólo hubieran permanecido una hora del día. Esto es una transmisión. ¿Acaso se destruye a alguien sino a la gente descarriada? (35).

Comentarios

Trozos escogidos